Mentalidad de emprendedor, cualidad que empresas buscan en nuevo talento

Aunque trabaje en una empresa, el talento debe ser capaz de emprender. Foto: Especial

Las necesidades de las empresas cambiaron, sobre todo al reclutar talento porque después de la pandemia, los perfiles solicitados requieren de otras características además de las habilidades técnicas para llevar a cabo las labores de la vacante ofertada.

Para Jésica Chávez Escalante, chief of staff de la startup financiera Flink, las empresas están buscando crear un entorno más parejo donde además de promover la diversidad, flexibilidad, desarrollo profesional y bienestar emocional, a la par de dejar claras las necesidades del negocio para así, generar mayor sinergia y una relación sólida a largo plazo entre ambos.

Por ello, los requerimientos al buscar nuevo talento cambiaron, y ahora además de valorar el historial laboral y conocimientos, se quieren otras aptitudes, siendo la mentalidad de emprendedor una de ellas porque aunque trabajen una empresa, es primordial poder generar nuevos proyectos e iniciativas que beneficien tanto al colaborador como la organización.

“Tener mentalidad de emprendedor dentro de una empresa implica ser proactivo, hacer más con menos, buscar el 'cómo sí` para que las cosas sucedan, generar ideas innovadoras que puedan mejorar un proceso, producto, servicio e incluso el plan de trabajo”, indica.

Aunque la mentalidad de emprender se da más en startups, donde existe mayor apertura para recibir y ejecutar nuevas ideas, sin embargo, es una habilidad que cada vez más empresas requieren y es lo que deben trabajar más.

Google es una de las empresas que enfoca muchos esfuerzos en fomentar el intraemprendimeito por lo que al recibir talento valora mucho la iniciativa y alma emprendedora que se tenga. Esto les ha permitido generar proyectos exitosos como Gmail, Google News y Adsense. Dichas ideas surgieron con la política de trabajo de la empresa: permitir a las personas dedicar 20% de su horario laboral a enfocarse en áreas que le interesen y desarrollar ideas que puedan ser atractivas.

Además de esto, los colabores de la era post covid deben caracterizarse por otras aptitudes, como las siguientes cinco:

Resiliencia

Se ha vuelto indispensable en los últimos años debido al contexto tan cambiante que se vive.

Hoy las organizaciones requieren que los colaboradores, además de adaptarse a situaciones adversas, tengan una respuesta rápida y estratégica ante cualquier tipo de circunstancias, que sepan cómo aprovechar los desafíos y convertirlos en una oportunidad.

Vivir la misión

Todas las empresas tienen una razón de ser, algunas enfocan el negocio en generar valor a la sociedad y otras en generar mayor riqueza.

Sea cual sea su objetivo, las compañías necesitan que los integrantes tengan afinidad con esa misión o de lo contrario, será complicado formar un vínculo.

Resolución de problemas

El dinamismo que se vive todos los días trae consigo situaciones inesperadas, y para atenderlas de la mejor forma, es necesario contar con colaboradores con capacidad de observación, análisis y conocimiento de los recursos con los que se cuentan, para tomar decisiones que minimicen o acaben con cualquier riesgo.

Enfoque en resultados

Los nuevos líderes se están enfocando en el cumplimiento de estos, no en el proceso para llegar a ellos, por tanto, mientras las prácticas sean éticas, las personas pueden ser tan creativas como quieran e implementar la estrategia que más les convenga para lograr el resultado previamente establecido.

Empatía

Si bien, muchos expertos dicen que la cultura organizacional la crean las personas, lo cierto es que todas las organizaciones tienen cierta personalidad que guía parte de la cultura.

“El talento debe conocer las características y prácticas que tienen las empresas, para que, previo a formar parte de ella, analicen si se identifican; esto es importante, ya que, en gran medida, es lo que puede hacer más duradera la relación laboral”.

Chávez señala que cada vez son más compañías que quieren ofrecer un equilibrio y una mejor relación con los colaboradores, y aunque estas cualidades se derivaron de la pandemia que deben permanecer, se debe ser consciente que en los siguientes meses o años también cambiarán dependiendo las situaciones en el entorno.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario