Los retos de los líderes en la era digital

De los directivos, 73% cree que se necesitan nuevas habilidades. Foto: Shutterstock

Están surgiendo cuatro nuevos perfiles enfocados en la transformación digital: los abanderados, exploradores, constructores y aspirantes.

¿Qué necesita una empresa para tener mejor eficacia y crecimiento? Si bien hay muchas estrategias, hay algo imprescin­dible; la implementación de tecnología y sumarse a las nuevas tendencias, como el uso de datos e inteligencia artificial.

Sumarse a ello puede ser un reto para las organizaciones, por ello es importante preparar a todos los colaboradores, pero especialmente a los líderes, que entiendan que no se trata de un asunto exclusivo del área de sistemas o tecnología.

Para Martha González, directora de IBM Public Cloud para Latinoamérica, las empresas deben comenzar la transformación digital pensando en modelos de negocio colaborativos, dinámicos y omnipresentes, que a su vez ofrezcan velocidad, disponibilidad y confiabilidad.

En velocidad hay que adelantarse a la competencia y tener arquitecturas de nube simples y basadas en micro servicios.

Sobre la disponibilidad, se requieren aplicaciones empresariales colaborativas, digitales y participativas.

“La tecnología de la nube debe ser la más flexible y segura para las aplicaciones, que deben tener el mayor beneficio a nivel público y local”, aseguró durante el encuentro Cloud Conecta, el poder de la empresa con capacidades cognitivas, organizado por IBM.

La confiabilidad depende de la creación de ecosistemas de negocio. Debe ser escalable, disponible e integrada con entregas continuas y seguras.

Datos, motor de transformación digital

En la transformación no hay que olvidar el uso de datos, pues sólo 20% de los datos es utilizado como ventaja para el negocio, de acuerdo con el estudio Genere Ventaja Basada en Confianza, elaborado por IBM.

“Es indispensable meterlos en los negocios, lo que se verá más con el segundo capítulo de la transformación digital donde la tecnología se está incrustando en los negocios. De los directivos, 73% considera que se necesitan nuevas habilidades para los avances tecnológicos”.

Sobre las habilidades requeridas, están surgiendo cuatro nuevos perfiles de líderes: los abanderados, exploradores, constructores y aspirantes.

Los abanderados, que sólo son 9% de los encuestados, tienen más experiencia porque han sabido fusionar la estrategia de datos con la comercial. Sus aptitudes permiten obtener 69% más crecimiento de ingresos, 71% mayor rentabilidad, 77% innovación y 79% más éxito en el manejo de cambios.

“Ocho de cada 10 abanderados acudieron al uso de datos para fortalecer la confianza de sus clientes respetando la privacidad de los datos como ventaja competitiva y logrando un modelo comercial con altos niveles de confianza. Asimismo, seis de cada 10 persigue una estrategia para monetizar datos, con lo que podrán decidir qué datos son buenos compartir y cuáles no”, indica el estudio.

Ellos crean una cultura de datos basada en transparencia, reciprocidad y autenticidad. También han llevado al top de su agenda la inteligencia artificial, sector para el cual siete de cada 10 esperan invertir fuertemente para el siguiente año.

Los exploradores, que son 21%, están experimentando con nuevas formas de integrar sus empresas y estrategias de datos, así como para extraer valor de datos.

En el caso de los constructores, 46% está progresando en la alineación de sus empresas y las estrategias de datos y desarrollando una cultura de datos. La confianza es su principal pilar.

Finalmente, los aspirantes, 25%, empiezan a integrar estrategias comerciales y de datos en la empresa y no tienen una cultura establecida. Sólo tienen éxito limitado en la extracción de valor de datos.

Problemas destacados

La integración de la tecnología y datos depende en gran medida de una cultura organizacional que los líderes deben crear.

El problema es para pymes por falta de información y discutir las ventajas.

“La principal barrera es la difusión del conocimiento. Las startups destacan, pero a las pymes aún les falta información que mitifica la digitalización”, finaliza González.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario