Los cinco errores contables que matan a tu Pyme

No cometerlos ayudarán a la Pyme a vivir más de dos años. Foto: Pxhere

De las pequeñas y medianas empresas (Pymes) que surgen en México, sólo 25% sobrevive a los dos primeros años y aunque existen diversos motivos, uno de los más comunes es la falta de gestión administrativa, en particular la parte contable.

Un sondeo realizado por Aspel de México, firma de soluciones tecnológicas para la automatización de procesos administrativos de las compañías, en total 32% de las Pymes en nuestro país no mantienen un eficiente control de su operación contable, debido a la ausencia de un sistema que las apoye a lograr una mejor gestión.

Con la finalidad de ayudarlas a hacer frente a los desafíos que enfrenta todo negocio en sus primeros años de vida, Aspel indica cuáles son los cinco errores contables que ponen en riesgo la supervivencia y crecimiento de la empresa. ¡Toma nota!

No estar al día con los deberes tributarios

Recuerda que es necesario realizar el pago de impuestos y contribuciones de manera periódica (mensual, bimestral y anual), así como cumplir con otras obligaciones fiscales y legales relacionadas con la operación del negocio, como facturar electrónicamente, emitir recibos de nómina digitales y llevar contabilidad electrónica.

Si omites el registro oportuno de cada operación en el momento en que se realiza, se volverá complicado tener tu información actualizada y disponible para el momento que la requieras, lo que generará tiempo adicional invertido en el reproceso de la información, así como posibles pagos adicionales por multas, actualizaciones y recargos.

Carecer de controles financieros

Uno de los errores más comunes es no llevar el registro sistemático y cronológico de todas las operaciones del negocio, por lo que al final de cada día, semana, quincena, mes o año, no se tendrá la certeza de contar con toda la información para su adecuado registro contable y formulación de estados financieros básicos que permitan conocer con exactitud la situación del negocio, generando con ello incertidumbre en cuanto a los flujos de recursos, tanto ingresos como erogaciones y gastos, lo que puede llevar a la toma de decisiones equivocadas y falta de liquidez.

No respaldar tu información

Por muy sencillo que parezca, es una de las omisiones que más pueden afectar tu empresa, ya que toda organización es susceptible a perder información debido a fallas en los servidores o incluso a desastres naturales, como inundaciones, incendios, entre otros.

Es fundamental contar con un sistema tecnológico que realice copias de seguridad de tus datos, lo que te ayudará a conservar tus registros para eventuales revisiones de información de las diferentes autoridades administrativas, laborales y fiscales.

No hacer un análisis estratégico

Si usas un servicio tercerizado para el control contable, es necesario que al momento de que recibas la documentación mensual, quincenal o anual, verifiques que tanto los ingresos como los gastos se registren en las cuentas, división de negocio o departamentos correctos, que no exista ninguna omisión y que no se hayan duplicado registros.

De esta manera, te ahorrarás tiempo a largo plazo en reclasificaciones de partidas, depuración de cuentas o ajustes contables en general.

No contar con herramientas tecnológicas

Llevar el registro de las operaciones contables de forma manual en hojas de datos incrementa la probabilidad de que se cometan errores u omisiones.

La incorporación de tecnologías específicas para la administración empresarial ayuda a automatizar los procesos, a tener precisión en la información, a cumplir con las disposiciones fiscales y permite usar mejor los recursos y tiempos de la empresa, lo que conlleva a tener un mayor enfoque en el negocio y en el desarrollo de estrategias, mejorando así la productividad.

“Es imprescindible que toda Pyme complemente su estrategia de negocio con herramientas tecnológicas y asesoría profesional, con la finalidad de crear una sólida plataforma administrativa que permita tomar decisiones clave para la empresa, generar ventajas competitivas y asegurar su permanencia en el mercado”, enfatiza Luis Velasco, estratega contable de Aspel.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario