"El juego del calamar" y lo que podemos aprender de liderazgo

Gi-hunm, el jugador 456 es un claro de ejemplo de “madera” de líder. Foto: Especial

Seguro has escuchado hablar del Juego del Calamar, esa serie coreana de Netflix que ha generado furor entre la audiencia, al grado de estar al punto de convertirse en la serie más exitosa de la plataforma.

Memes, teorías y datos curiosos han surgido alrededor de la serie, y es cierto que el drama causa intriga, pero podemos aprender mucho más de él y sus personajes. Ejemplo de ello es el liderazgo que invade cada una de las competencias.

Empecemos por hacer una recapitulación: la serie se trata de un grupo de personas con problemas económicos que participan en una serie de juegos para ganar dinero, la premisa es sobrevivir a seis pruebas mortales inspiradas en juegos infantiles de origen coriano.

Aunque aparentemente cada jugador debe trabajar individualmente para salvar su vida, vemos como a lo largo del juego se van creando líderes que dirigen equipos, con la finalidad de terminar con el resto de los participantes y así tener la posibilidad de ser el ganador, o sobrevivir el mayor tiempo posible.

Un buen líder es aquel que saben organizar, gestionar al talento y suelen tener una mentalidad amplia y colaborativa, sobre todo confían en los miembros. En el liderazgo, el objetivo en común el principal factor, en este caso sobrevivir y ganar la competencia.

Gi-hunm, el jugador 456 protagonizado por el actor Lee Jung Jae es un claro de ejemplo de “madera” de líder, desde el inicio de la seria se muestra a un personaje que confía en sus compañeros, a pesar de saber que el objetivo es eliminar al oponente.

También muestra empatía por los jugadores y se interesa por conocer más de ello, lo cual es una característica de los líderes.

“Los líderes empáticos tienen la necesidad de entender y valorar el punto de vista del personal. Aceptan las opiniones sin juzgarlas, aunque no las compartan, y tienen en cuenta sus sentimientos. Esto genera confianza en el equipo y crea un entorno de trabajo más colaborativo. También, lo más importante, sienta las bases para que los empleados puedan tener éxito”, destaca Óscar Fuente, Director y Fundador de IEBS.

En otras palabras, el liderazgo es la pieza clave para la supervivencia de cualquier empresa, o en su caso, salvar la vida.

Otra característica del líder que vemos en Gi-hunm es el impuso que le da a las habilidades de sus compañeros, resaltando cada una de sus cualidades y utilizándolas para trabajar en equipo y vencer al equipo contrario.

De acuerdo con Fuentes, la toma de decisiones definirá el éxito o el fracaso de cualquier organización, además fomenta la motivación y la autoestima de los trabajadores y mejora las relaciones interpersonales.

Ejemplo del involucramiento del equipo en la toma de decisiones es escuchar a II-nam, quien es el al jugador 001 y con su experiencia en juegos de la niñez logra que el equipo sea el ganador en el juego de la cuerda en el puente.

El anti líder

Sin embargo, la serie también nos muestra un anti líder, ese personaje que hace todo lo contrario a un líder. ¿Tienes idea de quien podría tratarse? Sí, Deok-su, el jugador número 101 que no le teme a nada y está dispuesto a pasar por encima de quien sea para conseguir su objetivo.

Deok-su gana el respeto de su compañeros y gracias al miedo que genera y la protección que podría brindar, pero cuando muestra su verdadera cara y se sabe que lo único que le importa es él, sus “seguidores” se dan la vuelta.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario