Invertir en estrategias de inclusión, clave de éxito empresarial

No solo es un tema de responsabilidad social, sino de negocio. Foto: Especial

El tema de la inclusión en las organizaciones ya no puede dejarse de lado por los líderes, más que nunca hay que invertir esfuerzos y tiempo para desarrollar adecuadas estrategias, pues es un tema de responsabilidad social y también de negocio.

Daniel Ríos, vicepresidente adjunto de asuntos externos en AT&T México, explica que cuando se tiene heterogeneidad de ideas y contextos, los equipos de trabajo más diversos tienden a tomar mejores decisiones en 87% de las ocasiones, a diferencia del los los equipos no diversos que sólo lo logran en 58% de las ocasiones.

Al hablar de diversidad y discapacidad, es evidente que aún existe un problema profundo en nuestro país. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, sólo 40% de las personas mayores de 15 años con discapacidad participan en actividades económicas, una situación preocupante que las empresas deben trabajar.

“¿Cómo podemos lograr una inclusión laboral real para las personas con discapacidad? Las organizaciones pueden comenzar implementando procedimientos internos de contratación incluyentes que permitan la entrada de personas con discapacidad, enfocándose en sus habilidades y el valor agregado que pueden brindar a la compañía. Asimismo, se debe crear un entorno de trabajo en el que todos los colaboradores, sin importar sus condiciones, puedan prosperar en igualdad de oportunidades”, manifestó.

Añadió que fomentar una cultura de inclusión y accesibilidad en las empresas es una decisión de conciencia y de negocio por las siguientes tres razones:

  1. Mejora la atracción y retención del mejor talento: cuando se eliminan las barreras de discriminación en los procesos de reclutamiento, se asegura que se podrá evaluar a todos los candidatos con habilidades y experiencia relevantes. Además, los colaboradores en entornos laborales incluyentes suelen tener una mejor productividad y estar más motivados, lo que suele disminuir la rotación de personal.
  2. Se tiene un impacto positivo en la reputación: tanto colaboradores como clientes suelen ser más leales a las empresas que demuestran su compromiso con la diversidad e inclusión.
  3. Se mitigan riesgos: en diversos estudios se ha mostrado que las empresas que han adaptado sus instalaciones para ser accesibles para personas con discapacidad minimizan el riesgo de accidentes para todos sus empleados.

“Hablar de inclusión no implica hacer un mundo especial para las personas con discapacidad, sino trabajar para que el mundo sea accesible para todas las personas. Se trata de enfocarnos en las habilidades, no en las condiciones de las personas, potenciando todo ese talento en beneficio de los mismos individuos, las organizaciones y sociedades”, finalizó.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario