Falta de oportunidades laborales, el desafío para las personas trans

Son afectados en el ámbito laboral, ya que el abandonar los estudios toman empleos mal remunerados. Foto: Especial

Solo 11% de las personas trans tiene estudios universitarios y sólo 5% ejerce su profesión

A los 6 años, Darío sabía que algo no estaba bien en él, porque aunque lo obligaran a hacer cosas consideradas de niñas, pues nació en un cuerpo femenino, él sabía que esa no era su realidad, su verdadero ser era otro que no consistía únicamente en una orientación sexual. Hoy a sus 30 años es feliz de mostrarse al mundo como el hombre que es, algo que le ha tomado 12 años desde que comenzó su transición de género.

Como Darío, cuyo nombre ha sido modificado porque ha preferido permanecer en el anonimato, en México existen millones de personas que saben que su verdadero ser no es el que refleja su cuerpo, pero un número menor, 630,000 personas son trans, quienes han decidido hacer su transición de género y que sufren diversos retos personales, legales y laborales, de acuerdo con datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

En el sentido laboral, solo 11% de las personas trans tiene estudios universitarios y sólo 5% ejerce su profesión. Los motivos de esto se deben a que muchos abandonan sus estudios por la falta de apoyo en el hogar o de oportunidades.

“Este es un llamado de acción de que empresas sumen iniciativas, porque es una situación crítica y urgente que atender en México”, expuso Alina Hernández, directora senior de comunicaciones y ciudadanía corporativa de PepsiCo Latam, durante la presentación del Manual de Inclusión de Personas Trans en los Espacios Laborales, elaborado por HRC Equidad MX, PepsiCo y Baker McKenzie.

Discriminación a la alza

Hernández destacó que esta es una de las comunidades más afectadas en el ámbito laboral, ya que el abandonar los estudios toman empleos mal remunerados y muchos sin seguridad social. Además, tienen una tasa de desempleo del 90 por ciento.

En esta situación se encontró Darío al comienzo de su carrera laboral, ya que muchas empresas lo rechazaban a pesar de tener una carrera profesional y experiencia. La razón que le daban era por cuestiones legales porque en ese momento, no podía actualizar sus documentos de identidad y lo trataban con su nombre de nacimiento, algo que en ocasiones era a propósito; para molestarlo.

Esto lo obligó a tomar un trabajo como ayudante general con poco salario, pues desde que en su hogar habló de su verdadera identidad, su padre lo corrió dejándolo desamparado y sin ningún apoyo económico, todo a los 16 años. Conforme pasaron los años encontró oportunidades en empresas inclusivas y hoy su historia de vida es diferente.

Ante situaciones como estas, se creó el Manual de Inclusión con el objetivo de que las empresas creen una cultura laboral solida de inclusión de personas trans con un enfoque en derechos humanos, tomando en cuenta el marco legal existente y con protocolos de atracción y retención de talento trans. “Se trata de abrir oportunidades de empleo dignas y seguras”, dijo Hernández.

“A medida que continuamos luchando contra la violencia, la discriminación y el estigma, el apoyo de los líderes es crucial para garantizar la seguridad, prosperidad y el bienestar de la fuerza laboral transgénero. Las políticas de inclusión permitirán a los empleados, maximizar su crecimiento y potencial“, señaló Jay Brown, vicepresidente senior de la Fundación Human Rights Campaign, organización de derechos civiles de personas lesbianas, gays, bisexuales, trans y queer más grande de los Estados Unidos.

Las pautas

Javiera Medina, socia de Baker Mackenzie, destacó que se busca respetar los derechos humanos de las personas, esos con los que todos nacemos y que muchas veces por ser una persona trans, son vulnerados.

"Ayudará a implementar acciones para garantizar sus derechos, a tener mayor conocimiento del tema, eliminar prejuicios y sesgos inconscientes. Se trata de acelerar el proceso de inclusión en los espacios de trabajo”, dijo.

Para evitar que se repitan malas prácticas como las que vivió Darío y que aún sufren miles de personas trans, el manual incluye recomendaciones sobre formas de reclutamiento, con procesos incluyentes y libres de estereotipos de género; sensibilización a los equipos de trabajo; y código de vestimenta flexible y trans incluyente, acorde a la identidad de género.

Asimismo, se aborda el tema de acompañamiento personalizado y sensible en caso de transición, la forma en que la empresa puede sumarse a este proceso y que el talento se sienta seguro y valorado; el respeto a la antigüedad laboral tras el cambio de identidad legal; y la incorporación de baños neutros y adaptación de baños trans incluyentes.

Pol-tica-incliso-n-TRANS

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario