Empresas escuchan más a sus empleados pero no hay cambios

Más de un tercio siente que no hay cambios en la empresa. Foto Especial

A pesar de que los colaboradores sienten que sus empresas los escuchan más y piden sus opiniones constantemente desde que comenzó la pandemia del Covid-19, más de un tercio no cree que su voz genere un cambio tangible, revela el estudio Los escuchados y los no escuchados del Workforce Institute, UKG.

El estudio indica que un 92% de los colaboradores mexicanos se siente escuchado por los empleadores, mientras que un 67% considera que la atención hacia ellos aumentó este año en comparación con 2020, respecto a temas como desarrollo profesional (39%), beneficios (30%) y salud física y biselar (28%). Esto ha permitido que 66% aumentara su compromiso con la organización.

Sin embargo, aunque tienen mayor atención, más de un tercio (31%), considera que esa comunicación no es efectiva, pues no ven cambios, lo que puede incendiar el aumento de rotación laboral, desvinculación laboral y baja productividad.

"Está claro que hay que tomar medidas para mejorar la experiencia de los empleados e incluirlos en el proceso de toma de decisiones de la empresa. Si se tiene en cuenta la voz de los empleados y se escucha realmente lo que tienen que decir, aumentarán la productividad e impulsarán la innovación en la organización”, dijo Jaime Cardoso, director de marketing de UKG.

Miedo y desconfianza predominan

Al analizar los canales por los que las empresas buscan escuchar la voz de las personas que trabajan en la organización, destaca que el principal son las reuniones uno a uno con 38%, seguido de los buzones de sugerencias anónimas con 30%, encuestas de compromiso con 30% y reuniones con la alta dirección con 29 por ciento.

El problema es que el miedo y la desconfianza en los colaboradores predomina, por lo que un 46% prefiere hacer sus comentarios de forma anónima, ya sea en canales internos o en sitios externos como portales que reúnen calificaciones de las empresas.

Estos miedos se originan por posibles riesgos en su carrera y muestra de ello es que 61% preferiría cambiar de puesto a otro equipo o empresa antes que compartir sus puntos de vista. Por miedo a las críticas, 39% se guardan sus opiniones y preocupaciones para evitar verse envueltos en una política interna tóxica.

Lo más preocupante es que más de la mitad, un 56%, confiesa que es más probable que le diga a su líder lo que quiere oír en lugar de lo que realmente siente, lo que puede obstaculizar el desarrollo a largo plazo de una organización y fomentar una cultura de desconfianza.

Cómo crear confianza

Estos resultados demuestran que las empresas deben trabajar en crear confianza y de generar cambios a partir de lo dicho, o de lo contrario, no habría buenos resultados en la organización.

Muestra de que si se ejecutan acciones positivas de los empleadores, su bienestar puede crecer en 79%, así como el compromiso y la confianza en 78%, un mayor sentido de trabajo en 75% y productividad y eficacia en 58 por ciento.

"Debe haber un esfuerzo compartido que, aunque está bien encaminado, requiere perseverancia para lograr empleados escuchados y comprometidos, así como empresas innovadoras y productivas”, menciona Ivonne Vargas, miembro del consejo asesor del Workforce Institute de UKG.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario