Desmotivación laboral, el otro efecto de la pandemia

El 23% de los colaboradores considera que su estado de ánimo empeoró a causa de la pandemia. Foto: Shutterstock

Hay una “ola” de renuncias poco usuales en 36% de las empresas al no irse por más dinero, sino por beneficios emocionales

La pandemia cambió la forma de trabajar; los colaboradores son más conscientes de los entornos en dónde se desarrollan, de las carencias o beneficios que se tienen, lo cual ha generado cambios en los entornos laborales, pero también ha mermado en la salud de las personas y su motivación.

En México, al menos 23% de los colaboradores considera que su estado de ánimo empeoró a causa de la pandemia, mientras que 32% lo siente igual que antes de la crisis y para 10% se agravó desde 2022, revela el estudio “Adaptabilidad laboral post-pandemia en México”, elaborado por OCCMundial.

“Es muy importante atender esta situación porque los colaboradores que se sienten frustrados, con estrés o preocupados, pueden hacer que otros tengan ese mismo sentimiento”, expresó David Centeno, subdirector de estrategia de OCCMundial, durante la presentación del estudio.

De estos colaboradores, 8% se siente frustrado, 6% con estrés constante, 5% preocupado y 1% agotado y aburrido y 64% busca nuevas motivaciones.

El no aumentar el sueldo representa la primera causa de desmotivación con 22%, seguido de la falta de crecimiento y desarrollo profesional con 56%, y el nulo interés de la empresa en el bienestar con 50 por ciento.

En este sentido coincide Tatiana Treviño, gerente de comunicación estratégica en UKG Latinoamérica, quien manifestó que el sueldo es un tema crítico para los empleados, que al no ser el suficiente, se desmotivan y renuncian.

Centeno resaltó que durante estos años de pandemia, se ha observado una “ola” de renuncias poco usuales en 36% de las empresas, que aumenta hasta 41% en organizaciones de mayor tamaño. ¿Las razones? La necesidad de cambio (34%) y sufrir altos niveles de estrés (18%).

Los que renuncian

Durante la presentación del estudio "¿Renunciar, resignarse, o regresar? quienes renunciaron a su trabajo en la era de la pandemia, desearían tener otra oportunidad”, elaborado por UKG, Treviño indicó que en pandemia, se han registrado muchas renuncias, principalmente por las recompensas económicas y emocionales.

Si bien, la principal razón de buscar otro empleo es la parte económica, en la pandemia 51% no renunció por ello, sino por aspectos como tener poco equilibrio entre la vida personal y laboral (31%) o no tener un sentido de valor o pertenencia a la empresa (50%). También se incluyó el síndrome de burnout y un mal liderazgo.

Los colaboradores hubieran reconsiderado su decisión si mejoraran sus beneficios o compensación, tuvieran mayor flexibilidad de trabajo remoto, menor carga de trabajo o un ascenso o cambio de puesto.

Sin embargo, hay otra gran cantidad de personas que aunque están desmotivados o han perdido su propósito, no han renunciado ni lo harán hasta tener otro empleo. Algunos podrían caer en el efecto boomerang, regresar a trabajar a donde se renunció, algo que le ocurrió a 18% de los que abandonaron su trabajo en pandemia.

Al respecto, Centeno indicó que 71% de los trabajadores permanecerá en su trabajo hasta encontrar una mejor oportunidad laboral y 8% estará hasta fines de 2022.

Del lado positivo, quienes han cambiado de empleo, 68% está satisfechos con su decisión y 10% se arrepiente. Otro 54% está más satisfecho con su nuevo puesto de trabajo y 18% está considerando dejar su empleo actual.

Cómo motivar a colaboradores

Roxana Aguirre, directora de gestión humana en Sodexo, explicó que en estos años el liderazgo ha sufrido una transformación radical en cuatro pilares: forma de liderar olvidando las jerarquías; flexibilidad para adaptarse a los nuevos entornos; diversidad y equidad no solo de género, sino de pensamiento; y el entorno social y familiar, sobre la importancia de equilibrarlos.

Saber implementar estos cambios marcará la diferencia entre renunciar o no y sentirse motivado al realizar las actividades.

“El líder debe crear un ambiente en el que todos se sientan seguros, reconocidos y recompensados por sus logros, en donde cada persona pueda trabajar en un ambiente de confianza sin temor”, expuso a El Economista.

Otra de las acciones para no desmotivar es eliminar la conducta de imponer y cambiarla por crear un ambiente donde se escuche a los colaboradores.

infograf-a-empleados-postpandemia

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario