Delirio, un modelo para volver a empezar

Micaela Miguel estudiaba en Londres Administración de Tiendas y terminaría en el 2009. Su madre, la chef Mónica Patiño, le llamó para proponerle que se encargara de reabrir la tienda delicatessen Delirio, cerrada recientemente. La joven conocía el negocio pero pidió tiempo a su madre para pensarlo; la reapertura implicaba el reto de rediseñar el modelo de negocio.

Mónica Patiño tenía más de 30 años de trayectoria como chef, restaurantera y ya era una celebridad culinaria de México. Sus estudios en Francia, su participación en festivales internacionales y sus viajes constantes imprimieron cosmopolitismo en su cocina y restaurantes, ambos galardonados.

Delirio abrió por primera vez en el 2006, en la colonia Roma de la ciudad de México. Vendía productos de marca propia y de fabricantes pequeños cuya mercancía era difícil de encontrar en la zona. Se proporcionaba información sobre la historia y el origen de los alimentos, así como recomendaciones para comprar y combinar. Mónica había aprovechado su experiencia para seleccionar a los proveedores y ofrecer los productos de la mejor calidad.

Durante dos años, Delirio ofreció una gama de más de 800 productos entre artesanales, orgánicos, mexicanos y extranjeros, platillos preparados, mariscos frescos de la más alta calidad, postres y una selección de vinos. Mónica Patiño y Micaela Miguel pensaban que los precios eran elevados para esa zona, la gran variedad de productos complicaba la logística. La tienda terminaba con más producto del que en realidad podía vender y se generaba desperdicio.

Buena parte de las personas que iban a comprar los platillos preparados a Delirio comentaban que les gustaría quedarse a comerlos ahí mismo, pero había un espacio limitado para ello. Debido a estos problemas administrativos, logísticos y financieros se tomó la decisión de cerrar al público a finales del 2008.

El mundo de la gastronomía y los restaurantes había acompañado a Micaela toda su vida. Había viajado por el mundo y tomado cursos de fotografía, diseño y pastelería por años antes de entrar a la carrera de Retail Management en el London College of Communication. El programa era una mezcla de humanidades y negocios, creatividad y mercadotecnia. En Londres, Micaela Miguel trabajó en la remodelación de una sucursal de una cadena de tiendas de comida y fue voluntaria en los cocteles que ofrecía la oficina de Turismo de México.

Después de pensarlo unos días, Micaela aceptó la oferta de su madre con la condición de cambiar el concepto de Delirio. Así, aprovechando la experiencia de haber estado involucrada desde pequeña en los restaurantes de su mamá, su reciente educación en Retail Management y sus intereses en foto, diseño y diferentes culturas, regresó a México a trabajar como socia de Mónica, a sus 22 años, en un nuevo negocio que Micaela manejaría y administraría completamente.

Micaela necesitaba decidir qué elementos rescatar o modificar, qué pasos seguir, qué plan de negocio diseñar. Además, hacía falta revisar y considerar el panorama del mercado delicatessen y los consumidores gourmet en la colonia Roma y el resto de la ciudad de México. Con estas dudas e ideas en mente, Micaela se preguntaba: “¿Qué concepto tendrá la nueva versión de la tienda? ¿Cómo se verá el nuevo espacio? ¿Qué pasos se deben seguir? ¿Qué modelo de negocio establezco? ¿Qué puedo rescatar de la primera versión de Delirio? ¿Cómo aprovecho al máximo la oportunidad de incursionar como empresaria a tan corta edad?”.

Generar un concepto de negocio

El diseño y la estrategia no son áreas independientes dentro una empresa. El design management propone un proceso continuo de generación de ideas y toma de decisiones para producir productos y servicios altamente efectivos con un claro enfoque hacia el cliente. Esta es una herramienta que permite ir construyendo ventajas competitivas y diferenciadoras.

Emplear herramientas de definición de estrategias es una buena forma de saber cuál es la mejor manerade seguir con el concepto, pues se podrá establecer con claridad el contexto en el que se encuentra el negocio, la competencia, el mercado y algunos otros aspectos decisivos para determinar qué tipo de estrategia seguir.

Micaela podría aprovechar su experiencia y la de su mamá para transformar Delirio en una tienda deli de alimentos gourmet enfocada a un tipo particular de clientes con alto poder adquisitivo.

Management

*Linda Erika González Valencia Departamento de Diseño y Arquitectura del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México. Síntesis de Saúl Zuno.

El Tecnológico de Monterrey y El Economista entregarán un Certificado en Técnicas de Emprendimiento a los lectores que resuelvan una serie de casos de publicación quincenal, de los que este texto forma parte. Consulta las bases en eleconomista.com.mx/especiales/tec-pymes

[email protected]

En colaboración con:

CRÉDITO: 
Linda Erika González Valencia *