Las cuatro reglas para implementar home office exitoso

Es una opción de trabajo ante el Covid-19. Foto: Shutterstock

México está en un momento difícil. La pandemia del coronavirus (Covid-19) hasta ahora ha activado la fase 1 de contingencia, porque la mayoría de los casos son importados, de personas que viajaron a otros países y regresaron enfermas, pero en 15 días se podría avanzar a la segunda fase. Para prevenirlo se están tomando medidas de esta etapa y una acción es trasladar el trabajo al hogar.

El home office ha sido muy popular en los últimos años, ya que ofrece múltiples ventajas como mayor productividad, equilibrio entre vida laboral y personal y satisfacción de los empleados. Ante la pandemia, ayuda a reducir el contagio, por lo que cada vez más empresas están recurriendo a esta medida.

En entrevista con El Economista, Luis Gerardo García, general manager de AMD para México, Centroamérica y el Caribe, explicó que el home office es cada vez más valorado por los empleados, quienes en su mayoría son jóvenes que buscan tener un equilibrio personal y laboral.

“El terreno laboral está cambiando y las nuevas generaciones están buscando trabajos que se adapten a sus necesidades y estilos de vida. Buscan, por ejemplo, más home office, horarios flexibles y tener más libertad de disfrutar sus cosas personales”, manifestó.

Detalló que reportes indican que tener problemas de horario es el principal motivo para 20% de los empleados de cambiar de empleo, por lo que es importante que las empresas se vayan sumando a esta tendencia para atraer y retener talento.

Un estudio elaborado por el International Workplace Group revela que en el mundo 50% de los empleados trabaja fuera de la oficina por lo menos 2.5 días a la semana con buenos resultados. En México, 17% de las empresas ya implementa el home office, cifra que en los últimos días ha crecido por el Covid-19.

García indicó que si se hace bien el home office, la productividad aumenta 80%, la rentabilidad 26% y satisfacción de los colaboradores 40 por ciento.

¿Cómo comenzar?

Si bien el home office tiene múltiples beneficios, no es sencillo implementarlo. Para que sea exitoso hay que comenzar por explotar todas las opciones tecnológicas disponibles.

“El home office te cambia la vida, pero también las necesidades. Las empresas, en lugar de preocuparse por lugares de trabajo, aire acondicionado o servidores, empiezan a preocuparse por herramientas móviles y dispositivos inteligentes para operar de manera remota y sobre todo por la seguridad de la información”.

En el mercado existe una amplia gama de soluciones a bajo costo, e incluso gratuitas. Muchos servicios se están dirigiendo a la nube y las aplicaciones colaborativas van en aumento.

Otro elemento que García destaca es crear una cultura de trabajo sana.

“Muchas veces se confunde libertad con libertinaje. Hay que fomentar una cultura de trabajo productiva con un concepto de trabajo y productividad eficiente. Si sólo das herramientas y flexibilidad, desafortunadamente se da el libertinaje”.

Las reglas

Para crear una cultura saludable, García enlista cuatro reglas. La primera es definir bien a los candidatos, porque no todos pueden trabajar de esta manera. Hay que revisar bien las actividades a realizar fuera y estudiar quién está listo para ello.

“Debe ser un perfil que tenga bien claro los objetivos y se autodiscipline para las tareas del día a día. Elige los mejores perfiles y cuáles se deben ir corrigiendo para la transición. No se puede hacer de la noche a la mañana”.

La segunda regla es determinar las herramientas a utilizar. Específica los métodos de trabajo y la forma de comunicarse.

El tercer aspecto es tener disponibilidad transparente. Estar en casa no significa que siempre estás disponible. Debes definir horarios de trabajo para evitar ser invasivo.

Finalmente, transmite confianza a tus colaboradores. Si das esa libertad a tu equipo es porque crees en su talento, sabes que es capaz y responsable.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario