Cuatro habilidades que debe tener el líder en la nueva normalidad

Sin importar el sector, los líderes deben aumentar su empatía. Foto: Especial

La pandemia del Covid-19 cambió la forma de vivir y del trabajo, por lo que en la nueva normalidad muchos de los métodos que conocimos dejarán de existir. Por ello, los líderes deben renovarse y desarrollar nuevas aptitudes.

Muestra de ello es que la confianza de los los líderes organizacionales en la resiliencia (capacidad para adaptarse a las situaciones adversas con resultados positivos) de las organizaciones aumentó, de acuerdo con el Informe anual del Índice de Resiliencia Organizacional de BSI que encuestó a 500 líderes de alto nivel de todo el mundo.

“Se requieren líderes que sepan mezclar los conocimientos técnicos y digitales con habilidades más humanas como la empatía, la comunicación o la gestión de equipo. Este perfil de líder de la nueva normalidad debe saber brindar a los profesionales nuevos conocimientos, supervisar el desempeño y favorecer la motivación de manera remota", explica la Asociación Nacional de Capacitación de Becarios (Ancabe).

En este sentido, la Ancabe indica que si bien las habilidades necesitadas dependerán del sector del negocio, hay cuatro que todos los líderes deben de tener, las cuales son:

Escuchar y gestionar las emociones

Los líderes que sepan conectar y gestionar las emociones en los nuevos entornos de trabajo, serán los que consigan equipos más fortalecidos.

Comunicar con claridad

Contar con esta habilidad permitirá la conexión dentro de los equipos de trabajo de manera honesta y establecer relaciones de confianza. 

Impulsar los entornos diversos, la integración y la igualdad

Desarrollar un liderazgo inclusivo, ayudará a atraer nuevo talento y fidelizar a los mejores empleados. Algo sumamente importante para mantenerse competitivos.

Resiliencia

Esta habilidad es una de las soft skills (Habilidades blandas) más necesarias para transmitir confianza y seguridad dentro de un equipo de trabajo.

Los líderes empáticos expresan empatía y alientan a sus equipos a adoptar un enfoque tranquilo y metódico ante lo que pueda suceder.

“La adopción de decisiones que se ajusten al propósito de la organización es particularmente importante durante una crisis, cuando las empresas están sometidas a una presión cada vez mayor y las partes interesadas prestan mucha atención a cada movimiento”, finalizó la Ancabe.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario