Crianza Moderna, el convenio entre Nestlé e ICC para promover la lactancia digna en las empresas

Se busca tener lactancia digna en los centros de trabajo. Foto: Especial

Convertirse en padre y madre es una de las alegrías más importantes para millones de personas en todo el mundo; sin embargo, al tener que trabajar y estar sujeto a horarios, la crianza de los hijos puede convertirse en un desafío, sobre todo para las mujeres al momento de la lactancia, para la cual no siempre cuentan con las condiciones necesarias en sus centros de trabajo o no pueden tomarse el tiempo para hacerlo.

Para mejorar esta situación, la compañía Nestlé y la International Chamber of Commerce México (ICC México) firmaron el convenio de colaboración “Crianza Moderna”, con lo cual buscan crear programas de crianza informada para acompañar a los nuevos padres y madres en la etapa de crecimiento de sus hijos.

Durante la presentación de la firma, Lourdes Muñoz, vicepresidente de Nestlé Nutrición México, explicó que de acuerdo con el estudio The Parenting Index, realizado por Kantar encomendado por Nestlé, casi 50% de los padres y madres tienen problemas para equilibrar su vida personal, familiar y laboral, sobre todo las mujeres, además de que muchos sienten remordimiento por ir a trabajar y dejar a sus hijos.

En este sentido, detalló que son las mujeres las que mayor presión tienen, sobre todo en la parte de la alimentación con la lactancia; sin embargo, las cuestiones laborales pueden obstaculizar este proceso.

“Un total de 22% de las madres que trabaja no tiene horarios flexibles para la crianza o lactancia del bebé. Aunado a ello, está la necesidad de contar con espacios dignos para la maternidad como salas de lactancia o licencias de maternidad extendidas”, destacó.

Por ello, las organizaciones firmaron el convenio de Crianza Moderna para garantizar lactancias seguras con espacios adecuados en el ámbito laboral.

“Gracias a esta alianza, lograremos trabajar en conjunto, procurando a las madres y padres de consultoría y guía, comenzando por asegurar una lactancia exitosa, los acompañaremos con herramientas educativas para una crianza informada, favoreceremos espacios de trabajo adecuados para las madres”, manifestó Fausto Costa, presidente ejecutivo de Nestlé México.

Con el convenio, se prevé beneficiar a más de 5 millones de niños mexicanos para el año 2025 y a 50 millones en todo el mundo, quienes tendrán mejores estilos de vida y vivirán más saludables.

Claus Von Wobeser, presidente de la ICC, destacó que este paso permitirá promover y proteger una crianza más informada, digna y sana en México. Además, se impulsará el apoyo y asesoría en centros de trabajo para tener un plan parental adecuado.

“Nos comprometemos a promover la participación de diversos sectores sociales para la promoción de una crianza digna”, dijo.

En este sentido, Fausto Costa resaltó que se deben sumar esfuerzos de cámaras, asociaciones, empresas, instituciones privadas y públicas en pro de la crianza moderna en México.

Luisa María Alcalde, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), destacó que como parte del compromiso que tiene con el país, se trabaja por garantizar que el trabajo no sea obstáculo para la maternidad y se tenga el derecho a la lactancia en condiciones dignas en los centros de trabajo. En México, hay 21.6 millones de mujeres en el mercado laboral, cuya inserción se ha intensificado en los últimos años hasta representar 40% de la población económicamente activa, lo que se ha dado por la protección de los derechos laborales durante el embarazo y la crianza.

“Frente a este compromiso la STPS en colaboración con la Unicef, Secretaria de Salud e IMSS, actualizó y publicó el 3 de febrero pasado la guía para la instalación y funcionamiento de las salas de lactancia en los centros de trabajo, que permitirán a las mujeres el el ejercicio de la lactancia en condiciones dignas. Para generar un cultura laboral de respeto y promoción de la lactancia, se requiere del esfuerzo conjunto entre gobierno, empleadores y trabajadores”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario