Consumir bienestar, el hábito que dejó la pandemia

También se buscan marcas con bienestar. Foto: Especial

A partir de la pandemia, la gente ha cambiado sus hábito, enfocándose mayoritariamente en su bienestar y muestra de ello es que 72% de los mexicanos entre 20 y 30 años ha cambiado sus hábitos para procurar su bienestar; 43% ahora tiene hábitos que no tenía antes y 35% dedica más tiempo a su bienestar personal, revela el informe The Age of Balance: los nuevos hábitos en la gestión digital del bienestar, realizado por Good Rebels, empresa dedicada a construir experiencias digitales que conectan marcas y personas.

De acuerdo con el informe, el Balance de vida, la salud, el bienestar mental, ejercicio, la nutrición, el descanso y demás, integran el Bienestar, que va más allá de solo hacer ejercicio. De estos destaca el mental donde más del 71% lo considera como uno de los puntos más importantes, seguido del sueño, descanso y relajación con un 58%, ejercicio con 56% y nutrición con 41 por ciento.

Los nacidos entre 1991 y 2001, conciben el bienestar como algo integral y orgánico que incluye el cuidado de aspectos emocionales, físicos, de relaciones sociales y de protección al medio ambiente. De hecho, 46% en México, y 39% a nivel global, considera como un elemento clave el mantener buenas relaciones sociales para sentirse bien.

El bienestar en el mundo digital

A partir del confinamiento se produjeron muchos cambios como el cierre de gimnasios y salidas que impiden tener un bienestar pleno; sin embargo, la búsqueda por tenerlo no se detuvo y se migró al mundo digital para conseguirlos, pues un 90% de los jóvenes encuestados se han apoyado en plataformas digitales en alguna ocasión para gestionarlo.

“Si bien esta generación creció con un móvil en la mano, y por ello podríamos suponer que optan por lo digital, hay dos razones concretas por las que los encuestados tienen una preferencia por esta modalidad: precio, ya que la mayoría son gratuitos o muy asequibles, y accesibilidad al poder disponer de estos desde cualquier lugar y a la hora que sea, además de tener acceso a información especializada que de otra forma no estaría disponible de forma gratuita”, indica el reporte.

El formato predilecto para consumir servicios de bienestar es el vídeo, ya sea en vivo o grabado, con 71%, seguido de aplicaciones (36%) y redes sociales (35%). Lo que más se consume ejercicio y actividades para mantenerse activo (61%), gestión de relaciones sociales (45%) y bienestar mental (43%).

Ante esto, solo un 20% prefiere los servicios de manera presencial, mientras que para un 36% depende de la oferta.

El rol de las marcas

Esta crisis por Covid-19 también modificó la forma de acercarse a las marcas. Un 73% de los encuestados afirman que son más proclives a consumir productos o servicios de una marca si el bienestar forma parte de sus valores, siendo Nike, Nestlé, IKEA o Adidas, algunos ejemplos de empresas que relacionan con su idea de bienestar.

Asimismo, otros atributos que reconocen es que prediquen con el ejemplo y marquen una diferencia en su sector, además de que los inspiren y motiven, y ojo, si buscan que los “eduquen” o les marquen metas, pueden irse olvidando de ellos.

“Considerando que serán los consumidores de las siguientes décadas (los jóvenes entre 20 y 30 años), las marcas enfocadas en bienestar necesitan prestar atención a lo que esperan de ellas de forma que puedan acompañarlos en sus diferentes ciclos como consumidores, siendo los resultados de este estudio un buen comienzo para repensar sus estrategias enfocadas al bienestar que sus productos o servicios les pueden ofrecer”, declaró Rafael Jiménez, director de Good Rebels México.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario