La concentración, el ADN del liderazgo

Foto: Shutterstock

Un líder debe ser capaz de equilibrar tres focos: el interno, el externo y el de los demás: Goleman

En las sociedades modernas abundan las distracciones. El tránsito, el exceso de gente o el uso de las nuevas tecnologías vuelven complicado observar a alguien o a algo. No obstante, pese a ello, los seres humanos aún conservamos la capacidad neuronal de dirigir nuestra atención a un solo objetivo.

Daniel Goleman, en su libro Focus. Desarrollar la atención para alcanzar la excelencia, afirma la existencia de dos tipos de distracciones: las sensoriales y las emocionales. Sobre las primeras, asevera que son relativamente sencillas y son ignoradas todo el tiempo, por ejemplo, el dejar de prestar atención a los márgenes blancos del texto que estamos leyendo o el desatender la sensación que provoca en nosotros la silla donde descansamos.

Las distracciones emocionales —menciona— pueden generarnos problemas: al estar absortos realizando alguna actividad, basta con que alguien mencione nuestro nombre para romper la concentración. Difícilmente ignoraríamos la voz que acaba de pronunciarlo y continuar sin interrupción lo que estábamos haciendo.

Así, deduce el autor, “las personas que mejor se concentran son relativamente inmunes a la turbulencia emocional, más capaces de permanecer impasibles en medio de las crisis y de mantener el rumbo en medio de una agitación emocional”.

Controlarse y no perder de vista los objetivos son características de los líderes exitosos. Estos hombres han perfeccionado la capacidad de alejar su atención del objeto distractor para concentrarse en aquello que verdaderamente importa. Su resistencia a desorientarse les permite aumentar su productividad.

Asegura el éxito

En Focus, el también periodista recomienda a todos aquéllos que pretenden ser líderes exitosos generar un alto nivel de concentración a la hora de realizar sus actividades. Ésta es la diferencia entre un aficionado y un experto.

“Mientras que los aficionados se sienten satisfechos al momento de lograr un nivel de rendimiento relativamente aceptable. Los expertos se concentran activamente en los movimientos que todavía deben perfeccionar, corrigiendo lo que no funciona”.

El liderazgo gira en torno de la necesidad de captar y dirigir eficazmente la atención colectiva. Según Goleman, un líder debe ser capaz de equilibrar tres focos: “El interno, dirigido hacia el clima y la cultura de la organización; el externo, centrado en las realidades mayores que configuran el entorno en que opera el equipo, y el de los demás, que se desarrolla en el paisaje competitivo”.

Es importante que el directivo de una empresa tenga un amplio foco de atención, que no se limite a decir a los empleados lo que deben hacer y en qué momento realizarlo, sino concentrarse en lo que ellos necesitan y sentirse motivado para ayudarlos a conseguir el éxito.

Estos guías se enfocan en la capacitación y orientación del personal y, por lo tanto, encuentran el equilibrio de los tres focos antes mencionados con mayor facilidad, asegurando su felicidad y éxito personal y profesional.

Cómo dirigir la atención

Ser un líder que destaque a la hora de cosechar los mejores resultados es más fácil de lo que se piensa. Para lograrlo, Daniel Goleman recomienda lo siguiente:

  • 1. Escucharse internamente para articular una visión auténtica de dirección global que no sólo movilice a los demás, sino que también establezca expectativas claras.
  • 2. Realizar un asesoramiento basado en escuchar lo que las personas quieren de su vida, su carrera y su trabajo actual. Prestar atención a los sentimientos y necesidades de los otros e interesarse en ellos.
  • 3. Hacer caso de los consejos y la experiencia; buscar la colaboración y adoptar, cuando sea apropiado, decisiones consensuadas.
  • 4. Celebrar los logros, reír y saber que pasarla bien no es una pérdida de tiempo, sino una forma de aumentar el capital emocional.

*Los suscriptores de El Economista pueden acceder a una síntesis de este libro elaborada por Leader Summaries, empresa especializada en resúmenes de libros empresariales. Para ello diríjase al apartado de descarga de PDF del periódico en la web de El Economista y pulse en el apartado de Biblioteca Empresarial o visite la página: http://www.leadersummaries.com

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López