Cómo mantener el compromiso de los empleados a distancia

Foto: Especial

El trabajo hibrido se ha intensificado y aunque el home office ha sido una gran alternativa para evitar contagios de Covid-19, el dejar de ver a los compañeros y jefe puede llevar a un distanciamiento con la compañía.

Ya sea que el colaborador este laborando desde casa o vaya un par de veces a la semana a la oficina, las empresas requieren incrementar el nivel de compromiso de sus colaborares y hacerles sentir parte de la empresa.

En este sentido, las empresas que tienen un alto compromiso reducen 41% el ausentismo y aumentan 17% la productividad, revela un estudio de Gallup. Además, las compañías logran 24% menos de rotación.

En este sentido, Meta4, compañía dedicada a la gestión desarrollo de capital humano destaca que la comunicación y transparencia son clave. “Se debe mantener informados a los empleados permanentemente de lo que sucede dentro de la empresa, aunque se estén desempeñando a distancia”.

Asimismo, se requiere seguimiento por parte del líder, pero cuidando darle a los empleados autonomía y seguimiento, es decir, acordar horarios que convengan a todos y establecer métricas y objetivos.

Para ello existen herramientas como calendarios compartidos y un software de trabajo colaborativo permitirán identificar si el trabajo se entregará a tiempo o si el empleado se encuentra con dificultades para realizar sus labores, e incluso, si utilizará menos tiempo del previsto.

En cambio, el control excesivo de las acciones de los empleados puede jugar en contra. Hay que enfocarse en ser flexible sin que ello implique perder la conexión entre los equipos de trabajo y sus líderes, estrechar lazos, evitar el aislamiento y promover el trabajo colaborativo.

Existen diversas prácticas que los líderes pueden realizar para mantener y/o elevar el compromiso de los colaboradores, sobre todo si el colaborar se encuentra trabajando a distancia:

  • • Regularizar el trabajo. Determinar el ritmo de trabajo, asignar tareas y detallar las responsabilidades de cada integrante del equipo.
  • • Definir objetivos. Especificar plazos en función del cumplimiento de las labores asignadas para evitar confusiones y retrasos en la entrega de proyectos.
  • • Calendarizar tareas. Buscar un equilibrio entre el ritmo y la carga de trabajo.

Recuerda que estas prácticas tomas mayor importancia si se mide su impacto, por ello no olvides recibir feedback de los colaboradores, para ello dale la confianza necesaria para que te digan lo que les gusta y lo que no, así podrás mejorar algunos procesos e incorporar nuevos.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario