¿Cómo convertirse en líder disruptor?

Foto EE: Hugo Salazar

Su principal característica es que entienden el mercado, al consumidor y la tecnología; con ello crean algo nuevo.

La gran mayoría de los líderes de la industria ha logrado el éxito por crear productos innovadores, pero hay quienes han desarrollado proyectos diferentes a los existentes en el mercado y que aportan valor añadido. A ellos, se les conoce como disruptores.

Mario Borghino, experto en planeación estratégica y liderazgo, indicó durante el foro WOBI on Leadership 2017 México, que los líderes disruptores son estrategas que entienden el mercado, al consumidor y la tecnología en el mundo, con la cual crean algo inexistente o revolucionan totalmente lo conocido.

Este tipo de líderes son cada vez más necesarios en la industria; el problema es que muchas empresas no cambian por temor.

“Están tan concentrados en definir su negocio y productos con base en lo que los hizo triunfar, que no pueden crear negocios que cambien la forma de hacer o usar un producto”, dijo.

Muchos de los disruptores que tienen negocios millonarios no cuentan con una historia y no venden productos, sino valores.

“Los líderes disruptores tienen negocios que crecen de 50 a 100% de forma anual, sin ningún problema y de forma orgánica porque saben mejorar los procesos”, afirmó.

El problema de los líderes

El especialista aclaró que, en la actualidad, los líderes enfrentan un gran problema que pone en riesgo su negocio: sobreoferta y sobresaturación.

Cada día, mencionó, hay más empresas que ofrecen los mismos productos y servicios para atender una necesidad. Por ello, hay que pensar de una forma distinta, no buscar mejorar.

“La clave es hacer algo que genere valor por encima del mercado. Si no tienes valor, más te vale tener buenos precios”, añadió.

Otra característica de los disruptores es que crean algo que el cliente no necesitaba, pero desde que lo conoce, no deja de utilizarlo y lo hace parte de su vida.

No ser "commodity"

Lo más importante es no ser un "commodity", es decir, cuando los clientes no ven el valor verdadero de la marca ni sienten algo significativo por ella, sino que la prefieren por buenos precios.

“Como 'commodity' te piden bajos precios y ofertas, y si no tienes una estructura de costos bien diseñada, el negocio no saldrá adelante, aunque tengas muchos años en el mercado”, detalló.

Para evitar que la empresa sea vista de esta forma, Borghino expresó que es importante responder tres preguntas: ¿en qué eres único?, ¿qué haces por el cliente para que sea atendido como nadie? y ¿qué no haces, que si hicieras daría un valor agregado al grado que el consumidor enloquecería contigo?

“Lo más importante es que los clientes se enloquezcan contigo”, concluyó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario