Las claves para mejorar la calidad de vida de tus colaboradores a la distancia

Atiende los problemas de estrés y ansiedad surgidos en la pandemia. Foto: Especial

Un buen líder vigila que su equipo de colaboradores tenga las condiciones adecuadas para trabajar, detecta si hay problemas y trabaja para resolverlos, involucra a todos en las decisiones a tomar, los ayuda a crecer y vigila su bienestar; sin embargo, con la entrada de la pandemia estas actividades se han complicado al trabajar en remoto, aunque aún a la distancia, se puede hacer mucho por las personas.

Por la crisis del Covid-19, el estrés, ansiedad y miedo se han detonado en los empleados, lo que afecta su calidad de trabajo y de vida. Un total de 55% de los colaboradores mexicanos manifiestan mayores niveles de tensión y agotamiento por el home office y el aislamiento, revelan datos de OCCMundial.

Ante esto, los lideres deben aumentar sus esfuerzos para saber cómo está su equipo y cómo puede ayudar si se presenta algún inconveniente, pero ¿cómo?

Paola Rubio, consultora en desarrollo personal y especialista en temas de Inteligencia Emocional, en Aprende Institute, explica que además de los factores del Covid-19, se pueden presentar pérdidas de seres queridos o amigos; sufrir tensión por el aspecto económico; problemas en el hogar; daños por aislamiento y sobre carga de uso de tecnologías, así como el malestar que provoca la la introducción y uso de nuevas tecnologías en el trabajo, “tecnoestrés” que afecta a 75% de los mexicanos.

“Esto desencadena un incremento en niveles de ansiedad, estrés, depresión y soledad. Debemos trabajar la parte emocional de forma activa, y ser empáticos al tiempo que reconocemos que no todas las situaciones son iguales, algunas personas pueden hacer trabajo en casa, otras no; algunos niños tienen clases en línea, otros sólo tienen una televisión como guía. No hay una sola respuesta para los cambios que la pandemia puede hacer en las personas, pero es importante que sobrellevar los problemas no se haga en soledad”, comenta.

También, se puede presentar confusión, enojo, agotamiento, desapego, ansiedad, deterioro del desempeño y resistencia a trabajar, lo que llevaría incluso a trastorno de estrés postraumático y depresión, por lo que se debe actuar pronto.

“Las empresas tienen una responsabilidad por ser también un mecanismo de soporte para sus colaboradores al brindarles recursos que les permitan contar con apoyo profesional y herramientas para trabajar su salud emocional y la de sus seres queridos”, asegura Felipe Bedoya, vicepresidente comercial para Latinoamérica de Aprende Institute.

En este sentido, algunas empresas ya trabajaban en el tema y otras apenas están incursionado, pero para todas, se sugieren tres acciones a seguir:

Comunicación y empatía

Es importante reconocer que cada empleado enfrenta situaciones diferentes. En la medida de que puedan conocerse, conectar con ellas y responder a las mismas, una organización puede brindar un mejor soporte y obtener lo mejor de una persona.

“Una persona debería sentirse apoyada por su equipo y en una videollamada (de muchos otros casos) no sentir la presión de tener que activar su cámara, dejar de atender a su bebé recién nacido, o que se escuchen distintos ruidos, y eso es respeto y comprensión de todos”, asegura Paola Rubio.

Ambiente de confianza y flexibilidad

Si la empresa puede crear un entorno claro para un trabajo asíncrono, puede fomentar un ambiente de mayor calma, disminuir urgencias, e involucrar a los empleados en la toma de decisiones y en la mejora de los procesos.

Herramientas de soporte individual

Ya sea a través de sesiones de trabajo directo con terapeutas, charlas o cursos en línea para el desarrollo de la inteligencia emocional y en la adquisición de nuevas herramientas.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario