Cinco tips para aprender a equilibrar el trabajo y la vida personal

Se debe aprender a tener una adecuada gestión para tener buena salud. Foto: Especial

Mantener el equilibrio entre el trabajo, tiempo personal y con la familia, siempre ha sido un reto, para algunos mayor que otros dependiendo el sector en que se labore; sin embargo, con la entrada de la pandemia en 2020, esto se intensificó al grado que se vive en conflicto por no poderse desconectar del trabajo y mantener un tiempo exclusivo para las necesidades personales y familiares. Si bien con el paso de los meses la situación se ha ido mejorando, para muchos aún puede ser complicado.

Tener un equilibrio no es un tema que se tome a la ligera, pues los seres humanos necesitamos crear un equilibrio entre la vida laboral, personal y familiar para poder sentirnos bien y tener una buena salud.

“Requerimos de tiempo para nosotros mismos para leer, desestresarnos, conectarnos y de esta manera podremos mejorar nuestras relaciones con la familia y al mismo tiempo desarrollarnos profesionalmente. Un desbalance entre estos factores termina convirtiéndose en un gran problema que con el tiempo se vuelve un círculo vicioso”, indica iCatalyze.

Por ello, es importante aprender a tener un adecuado equilibro, lo que se puede lograr haciendo lo siguiente:

Haz del equilibrio una prioridad

Toma una decisión consciente de que tienes que lograrlo, haz el esfuerzo. Identifica bloques de tiempo en tu agenda en el cual quieres dedicarte a ciertos tipos de tareas o actividades ya sean laborales o personales.

Para asegurar que realmente le puedas dedicar tiempo a las cosas que te importan más allá del trabajo, también ponlas en tu calendario. En el caso de tu trabajo, si ya estás bien establecido procura comunicarte con tus jefes y platica la posibilidad de flexibilizar un poco tu horario.

Expresa tus requerimientos laborales

Platica con tu familia sobre tus requerimientos laborales y las necesidades que tienes de buscar espacios para ellos. Genera esa relación de confianza y apoyo con los miembros de tu familia.

De esta manera, pueden establecer tiempos en los que no se interrumpa porque se está trabajando y respetar los espacios asignados. Al terminar como en una jornada de trabajo tradicional al salir de la oficina, ya tendrán el tiempo necesario para convivir.

Permite que otros te ayuden

Si cuentas con algún familiar que se encuentre en la disposición de poder ayudarte, ¡tómalo! Sólo ayúdate de personas en las que confíes y puedan encargarse de tareas con tus hijos, recogerlos de las escuelas o llevarlos a desarrollar alguna actividad.

Si consideras que estamos atravesando de la pandemia, por el momento tienes una ventaja de que puedes estar presente y observando el desarrollo de esas actividades con otra persona.

Establece límites entre el trabajo y la familia

Para ello te recomendamos cumplir tus metas laborales para no requerir tiempo extra, trata de identificar tus prioridades y las cosas que puedes delegar, no procrastines, enfócate en las metas que necesitas realizar diariamente, y lo más importante es que no lleves trabajo a casa.

Aunque hoy día muchas personas se dediquen a hacer working from home trata, en la medida de lo posible, de cumplir tu propósito de guardar el equilibrio.

No pasa nada si a veces te desequilibras

Desequilibrarte en ocasiones suele ser inevitable y debes tener compasión contigo mismo/a, no pasa nada malo ni se acaba el mundo.

No te frustres luchando por conseguir un equilibrio entre el trabajo y la familia ya que lograrlo al 100% es casi imposible. Solo identifica en qué otro momento puedes realizar esas tareas pendientes sabiendo que en algunos momentos tendrás que dedicarle más al trabajo y en otros momentos más a la familia.

La balanza se puede inclinar durante unos días o semanas, la clave es regresar al equilibro en cuanto puedas.

“Aprender a equilibrar la vida laboral y familiar no es fácil. No existe un enfoque único para todos. Cada persona y familia debe encontrar soluciones específicas a sus problemas en función de sus propias preferencias y necesidades. Y más que nada, ten paciencia contigo mismo/a porque estás haciendo tu mejor esfuerzo!”, finaliza iCatalyze.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario