Cinco reglas para desconectarte del trabajo en vacaciones

Se prevendrán problemas de salud. Foto: Especial

Esta semana da inicio la Semana Santa mayor, donde una gran parte de los empleados tendrán derecho a vacaciones, aunque al menos sean el jueves y viernes, los días obligatorios; sin embargo, a pesar de que es un descanso, con el tema de la pandemia y el trabajo remoto, algunas empresas siguen contactando a los empleados o éstos no se desconectan “por si algo pasa”.

No tomarse un tiempo para descansar no es signo de productividad, al contrario, puede reducirla y dañar la salud tanto física como emocional. Por ello, es importante saber desconectarse, pero ¿cómo?

Para que lo logres de forma efectiva, OCCMundial comparte los siguientes cinco consejos:

Poner el mensaje de auto respuesta en el mail

Configurar una respuesta automática en el correo electrónico ayuda a dos cosas: a que la persona que nos contacta sepa que le daremos una respuesta a nuestro regreso y a que no estemos al pendiente de dar respuesta a los mails que nos puedan llegar.

Desactivar las notificaciones

Es aconsejable apagar los dispositivos móviles, pero de no ser posible, se recomienda silenciar aquellos chats que estén relacionados con el trabajo, no revisar correos electrónicos laborales o restringir las llamadas con el modo de no molestar para evitar tentaciones y disfrutar de las vacaciones.

Determinar un canal para emergencias

De manera previa se puede acordar un canal de comunicación para la atención de temas extraordinarios o emergencias con los equipos de trabajo y con los superiores.

Así sabrás que si te contactan por ese medio establecido con anterioridad es porque se trata de una verdadera emergencia.

No seguir horarios

Cambiar la rutina es importante para desconectarnos. Todos los días nos levantamos temprano para seguir una rutina, pero las vacaciones son el momento para bajar el ritmo, cambiar horarios y dejar fuera las prisas para disfrutar cada momento del día.

Disfrutar de los ratos de ocio

Aprovechemos este tiempo para conectar con nosotros mismos y con la gente que nos rodea a través de diferentes actividades como realizar ejercicios de relajación, estiramiento, yoga o meditación; motivar la convivencia sana en familia con juegos de mesa, cocinar juntos o realizar otras actividades que den la oportunidad a todos de desconectarse de las pantallas de televisión y los celulares para fortalecer el vínculo familiar.

"La desconexión laboral es de suma importancia para evitar consecuencias como el agotamiento que están experimentando los trabajadores, el estrés crónico que causa el llamado síndrome de burnout o de desgaste profesional, la tecnofatiga, que es el cansancio causado por la exposición continua a la tecnología informática, entre otros síntomas”, resalta OCCMundial.

Al ser una empresa que promueve la desconexión, la motivación y compromiso de los empleados crecerán en un 58%, así como la lealtad en 39 por ciento.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario