Ciberataques, escases de insumos e inseguridad, principales riesgos que enfrentan las empresas mexicanas

La escases de insumos preocupa a 47% de las organizaciones. Foto: Shutterstock

Los ciberataques, la escases de insumos y la inseguridad son los tres principales riesgos que enfrentan las empresas mexicanas, revela el estudio realizado por KPMG.

José Carlos Ortiz, socio de asesoría en gobierno corporativo, riesgo y cumplimiento de KPMG en México, destacó que durante la pandemia las organizaciones se vieron obligadas a moverse a esquemas digitales y remotos, lo cual incrementó el riesgo de ciberataques.

Por ello, los ciberataques son el principal riesgo que enfrentan las empresas mexicanas, así lo afirma 55% de las empresas entrevistadas para el estudio Riesgos en México 2022. Anticipando rutas de crecimiento.

“Trabajar de manera remota ha traído muchos beneficios, pero de manera significativa incrementó el riesgo en temas de ciberseguridad. Tienes colaboradores de manera remota, que son puerta de entrada de información de la compañía”, destacó Ortiz durante la presentación del estudio.

Añadió que los ataques se han vuelto más complejo y que los ciberdelincuentes buscan nuevas formas de atacar, lo cual lleva a las organizaciones a realizar mayores inversiones en en ciberseguridad.

Ahora, el reto es que las inversiones realmente blinden a la compañía que se establezcan controles para mitigar los riesgos.

El segundo riesgo que destaca el estudio es la escases de insumos, debido a que 47% de las organizaciones ven probabilidad de materializarse en sus operaciones.

Este riesgo es generado por la disrupción en las cadenas de suministros a nivel global y los temas macroeconómicos y conflictos bélicos que han provocado la escases de insumos y por consecuencia el alza en los costos de productos.

Ortiz dice que el panorama es preocupante “porque esto seguirá siendo un tema de presión en los costos de las compañías, y en muchos casos, desgraciadamente, se tiene que trasladar al consumidor final, como un precio de venta, lo cual estamos viendo con temas inflacionarios”.

El tercero es la inseguridad y el estado de derecho, así lo afirma el 42% de las organizaciones, lo cual ha provocado un aumento en inversiones de seguridad: privada, en transporte e insumos.

“Se está viendo como algo que preocupa y que seguirá preocupando de camino para el 2023”.

Por último, el estudio revela que existen otros factores de riesgos que también impactan a las compañías, como los costos de financiamiento y la falta de liquidez, que impacta en la alza de las tasa de interés de los banco y el encarecimiento de los prestamos.

¿Qué efectos generar los riesgos?

Una identificación de riesgos debe detonar acciones, por los potenciales impactos que pueden tener hacia la organización

De acuerdo con el estudio, el 46% de las organizaciones detalla que estos riesgos impactarán en la liquidez y capital de trabajo, porcentaje que se redujo, comparado con el 55% del año pasado

Sin embargo, estos riesgos impactarán en la pérdida de clientes, cambios organizaciones o y en la reducción o suspensión de inversión de capital.

Juan Carlos Reséndiz, socio líder de asesoría en gobierno corporativo, riesgo y cumplimiento de KPMG detalló que analizar el impacto de los riesgos permite que las empresas reconfiguren el negocio y aprovechen las oportunidades del mercado.

“Es muy probable que estemos hablando de un negocio que va a crecer rápidamente y en el otro extremo, este análisis permitió que el negocio que poco a poco se iba cayendo, se diera cuenta de que tenía que reestructurar y reconfigurar el modelo”.

¿Cómo mitigan las amenazas?

El 90% de las empresas cree que los riesgos se mantendrán estable o aumentarán en los siguientes tres años, por ello el 57% de las organizaciones ya tiene implementado o están implementado un proceso de evaluación y monitoreo y gestión de riesgos, mientras que 14% únicamente está identificando los riesgos y sólo 11% no planea realizar ninguna acción.

A pesar de que más de la mitad de las empresas está haciendo algo al respecto, solo 42% lleva cinco años realizando evaluaciones de riesgos empresariales, 16% cuatro años y 12% entre tres y cuatro años.

“Todos estos temas que resultaron después de la pandemia nos han traído una mayor conciencia al empresariado de implementar programas o mecanismos para gestionarlos”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario