Casi 60% de mexicanos busca segundo empleo

Buscan mejorar sus finanzas personales. Foto: Especial

La pandemia del Covid-19 sigue dejando estragos serios, siendo uno de los más importantes la crisis económica que ha obligado a las personas a buscar empleos nuevos, generar nuevas fuentes de ingresos o incluso tener dos empleos, así lo afirma 59.6% de los mexicanos, de acuerdo con Coru, plataforma de servicios financieros.

La plataforma indica que 63.8% tiene dificultades para cubrir sus gastos básicos del mes, como el pago de luz, gas o renta y sólo 18% de la población puede cubrir la totalidad de su gastos sin mayor problema, lo que refleja los efectos de la crisis y también de una mala gestión de finanzas.

“La capacidad para llegar a fin de mes depende en gran medida del equilibrio entre los ingresos y egresos; no obstante, el contexto actual es sumamente complejo, pues al menos 74% de los mexicanos ha experimentado algún grado de disminución de ingresos en los 12 meses recientes y con ello, la buena gestión de las finanzas personales se ha convertido en todo un reto”, afirma Fernando González, Partner en QED Investors y CEO de Coru.

A esto se suma la tasa de desempleo que se ha incrementado en los últimos meses. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), la tasa de subocupación (población económicamente ocupada pero que tiene necesidad y disponibilidad de ofrecer más tiempo de trabajo) pasó de 4.3 millones de personas durante el tercer trimestre de 2019 a 8.7 millones durante el mismo periodo de 2020.

Esto ha generado que, en un intento por aumentar sus ingresos y poder saldar sus pagos, los mexicanos recurran a diversas actividades que abarcan desde ventas, dar clases, repostería, cocinar, invertir, revender o trabajos como albañilería o labores de limpieza, para generar un ingreso extra.

Finanzas sanas

Además de los ingresos, el nivel educativo también está relacionado con la capacidad para solventar los gastos de cada mes, ya que las personas que tienen un grado académico universitario o mayor, gestionan sus finanzas personales de forma más eficiente en comparación a quienes sólo cursaron la educación básica.

“Las principales barreras de la inclusión financiera se relacionan con la falta de conocimiento, comprensión y confianza en los servicios financieros; si se logran superar estos retos, la penetración y acceso de estos servicios tendrán grandes alcances y beneficiarán a un gran número de personas que requieren de herramientas para mejorar su salud financiera”, agrega González.

En este sentido, la inclusión financiera contribuye a un mejor manejo de las finanzas, ya que brinda la información necesaria para que los usuarios conozcan y elijan los productos financieros que más se adapten a sus necesidades y así puedan potencializar el alcance de las opciones que ofrece su banco.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario