Cambio climático, ciberseguridad y salud mental, lo que más preocupa a líderes en 2022

Se trabaja por resolver las problemáticas. Foto: Especial

La pandemia cambió el mundo dejando una situación de crisis, pero también dejó algo positivo, pues los líderes han reflexionado sobre sus prioridades e intereses, han observado que lo que antes les preocupaba ya no lo es tanto o no es relevante como las necesidades actuales.

Ahora, lo que más le preocupa a los líderes en todo el mundo es el cambio climático, la salud mental de los colaboradores y la ciberseguridad, revela el informe de Riesgos Globales 2022, elaborado por Marsh.

De acuerdo con el documento, lo que más preocupa a los líderes a largo plazo es la crisis climática, la cual puede provocar una reducción en una sexta parte del Producto Interno Bruto Mundial, si no se resuelve. Asimismo, existe incertidumbre de alcanzar el 1.5ºC de temperatura para la tierra que se acordó en la COP26, debido a que los compromisos asumidos son insuficientes.

“Solo 16% de los encuestados se siente positivo y optimista sobre la perspectiva del mundo, y solo 11% cree que la recuperación global se acelerará. Para los próximos cinco años, los encuestados señalan que los riesgos sociales y ambientales serán los más preocupantes”, señala el informe.

Asimismo, para los siguientes 10 años lo más preocupante respecto a la crisis ambiental es el fracaso de la acción climática, el clima extremo y la pérdida de la biodiversidad. A esto se suma el daño provocado por el ser humano.

“Si bien la preocupación de los encuestados sobre la degradación ambiental es anterior a la pandemia, la creciente preocupación por el fracaso de la acción climática revela la falta de fe en la capacidad del mundo para contener el cambio climático, sobre todo por las fracturas sociales y los riesgos económicos que se han profundizado”.

Ciberataques

Otro de los problemas que se han incrementado a partir de la pandemia y que es prioridad resolver son los ciberataques, los cuales crecieron un 435% durante 2020. Del total de los sufridos, un 95% se dio por errores humanos, tanto intencionales como accidentales.

Una de las amenazas que preocupan a los líderes es el ransomware, que está creciendo de forma peligrosa y representa una gran preocupación para la seguridad pública.

En Asia, Europa y El Pacífico, calificaron la falla de ciberseguridad presente en las empresas y relacionada con la entrada del ransomware así como los errores humanos, el mayor riesgo dentro del problema de ciberseguridad.

"El impacto de ciberataques podría ser financieramente devastador para las empresas que no invierten en la protección de su infraestructura digital, particularmente en un escenario en el que los gobiernos comienzan a prohibir los pagos de rescate o sancionar las malas prácticas de ciberseguridad”.

A esto, se suma otro conflicto: la cantidad de especialistas en ciberseguridad y TI, que aún sigue siendo baja, además que quienes están haciendo frente al problema están sobrecargados de trabajo y enfrentan la complejidad de las regulaciones sobre el uso y privacidad de datos.

“Existe una brecha una brecha de más de 3 millones de ciberprofesionales en todo el mundo, quienes pueden proporcionar liderazgo cibernético, sistemas seguros y de prueba, y capacitar a las personas en higiene digital”.

Salud mental

Finalmente, una de las situaciones que se disparó en la pandemia y que ha puesto a reflexionar a los líderes es la salud mental de los colaboradores, quienes desde el confinamiento en 2020, han padecido estrés, fatiga, ansiedad, depresión, entre otros.

Por una parte, prevalece la incertidumbre por lo que ocurrirá en el mundo por la pandemia, así como el comportamiento que están teniendo las empresas, donde las personas temen por la pérdida de su empleo o reducciones salariales.

“Destaca la omnipresencia de las enfermedades y/o trastornos de salud mental a nivel mundial y en múltiples grupos demográficos, lo que afecta negativamente el bienestar, la cohesión social y la productividad: ansiedad, demencia, depresión, soledad, estrés, etc”.

Antes de la pandemia, un 75% de los mexicanos ya padecían estrés, cifra que incrementó por la perdida de empleo, sobrecarga de trabajo o jornadas largas de labores, revela la Organización mundial de la Salud.

Uno de los padecimientos que más afecta a la población es la ansiedad, que previo a 2020 se registraba en un 15% de los mexicanos, mientras que ahora es mayor al 50 por ciento.

La depresión es otro enemigo que antes afectaba a 3% de la población, porcentaje que se incrementó a 27.6%, aunque podría ser mayor porque muchos casos no se detectan oportunamente. Esto posiciona a México en el tercer lugar (antes lugar 13) con mayor depresión de los países de la OCDE.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario