Aumenta tu vocabulario emocional y supera la tristeza generada por el confinamiento

Foto: Shutterstock

En esta contingencia generada por el Covid-19, uno de los sentimientos más presentes es el duelo. Esto, debido a la pérdida, no solo del contacto con nuestros seres queridos, sino porque también perdimos espacios, sueños y relaciones.

Las emociones son el lenguaje de las necesidades humanas. Cada emoción nos indica que una o más necesidades están siendo atendidas o no. El problema es que tenemos un reducido lenguaje emocional. Las palabras bien, triste y enojado, suelen gobernar nuestras conversaciones. La ampliación del lenguaje emocional y de necesidades es como aprender otro idioma: hay que leer y practicar hasta dominarlo.

Al respecto, David Kessler nos comparte cómo el ser conscientes del duelo y sus seis etapas nos puede ayudar a transitar mejor este tiempo.

Las emociones están para sentirlas

Una reacción ante una emoción puede verse así: estás trabajando y sientes algo incómodo por dentro que provoca que dejes de poner atención. Decides seguir trabajando con todo y la incomodidad, o divagas en el celular, o te vas a la cocina por ese pedazo de pastel, o contestas de forma agresiva. Los humanos solemos hacer cualquier cosa con tal de liberarnos de la incomodidad que nos genera transitar una emoción. Pero las emociones están ahí para decirnos lo que en verdad necesitamos.

Marshall B. Rosenberg, autor del libro Comunicación no violenta, dice que podemos hacer una distinción entre sensaciones de satisfacción: calma, alegría, confianza; y sensaciones de insatisfacción: disgusto, miedo, tristeza, etc. Esta distinción es eficaz para reconocer si podemos hacer algo para sentirnos mejor.

Etimológicamente, la palabra emoción quiere decir e-motionis: energía para mover. Y esta energía se produce al estar en contacto, o no, con nuestras necesidades. El experto en emociones humanas, Paul Ekman, dice que las emociones son energía involuntaria que nos prepara para enfrentar las situaciones que se nos presentan.

Cómo ampliar tu vocabulario emocional

A veces, solo nos hace falta un poco de dirección. Así, puedes utilizar la siguiente tabla que relaciona emociones y necesidades, la cual surgió mientras impartía un curso sobre comunicación empática. Yo la veo como una tablita de salvación para esta y otras temporadas difíciles de la vida.

Instrucciones: observa las emociones que están en las columnas de la izquierda en distintos matices de intensidad. Ya que identifiques la emoción que estás sintiendo, elige una o varias necesidades de las que están en el círculo de la derecha para completar la frase:

Cuando siento ____, es porque no estoy atendiendo mi necesidad de ____.

Ejemplo: Cuando siento ansiedad, es porque no estoy atendiendo mi necesidad de control y tranquilidad.

Una emoción es un llamado para conocernos, atender nuestras necesidades y así poder relacionarnos mejor con los demás. Aunque nadie más que tú es responsable de satisfacer tus necesidades; siendo seres sociales, también somos interdependientes. En este sentido, el Rosenberg señala que aprender a dar y recibir con compasión es central para el desarrollo humano.
¿Tú qué estrategias estás usando para satisfacer tus necesidades emocionales?


El autor: Alejandro Bastién: licenciado en Teatro por la UNAM; experto en comunicación empática y expresión verbal.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario