4 claves para motivar al talento femenino

Foto: Especial

Las mujeres están accediendo a productos, servicios y puestos de trabajo que, hasta hace poco, estaban reservados mayoritariamente a los hombres como la tecnología o el estar al frente de una automotriz. Actualmente la economía empieza a pensar en la mujer para mucho más sectores y no sólo encasillarlas en el sector de belleza o destinarla a las tareas del hogar.

En el marco del Día Internacional, Involves startup líder en Latinoamérica en soluciones para trade marketing, menciona que las empresas requieren implementar una cultura transformadora mediante el uso de las mejores prácticas en inclusión laboral, pero sobre todo enfocarse en el desarrollo de la mujer valorando el importante papel que juega en las empresas y en la sociedad en general.

Es en este sentido la compañía precisa que la motivación es un componente primordial en el equipo de trabajo pues la motivación laboral permite tener un equipo cohesionado.

Por ello las empresas requieren asignar un día de la semana para conversar con su equipo, durante esa conversación se requiere pedirle a los colaboradores su opinión sobre una situación o consejos para mejorar.

A continuación, se detallan los factores clave para motivar al equipo:

1.- Inspiración

Los supervisores o coordinadores son fundamentales para contribuir en la valoración y motivación del equipo de merchandising. La imagen del coordinador para el promotor debe ser de aliado.

2.- Plan de carrera

Trazar un plan de carrera para el equipo es valorar su personal e invertir en su empresa. Dele la oportunidad a los promotores de crecer personal y profesionalmente, el verdadero líder tiene el potencial de descubrir talentos y ayudar a los empleados a desarrollar las capacidades y nuevas responsabilidades.

3.- Meritocracia

Es posible hablar de una mejor remuneración sin hablar necesariamente de un aumento de salario. Trabaja con bonificaciones y metas. Una solución es usar herramientas que relaten cómo es el trabajo de quien está en campo.

4.- Sea un líder, no un jefe

Líder es quien consigue tornar un ambiente de trabajo agradable para su grupo. Los jefes, por otro lado, tienen el estigma de verdugos, temidos y al mismo tiempo despreciados. Esta división no debería de existir.

Las necesidades de la organización y las necesidades individuales deben estar alineadas para que el equipo de trabajo este motivado.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario