Los retos actuales del liderazgo en las pymes

A un año de declararse la emergencia sanitaria en México por la pandemia del Covid-19 muchas cosas han cambiado en el ámbito laboral; uno de los aspectos que se está redefiniendo es el liderazgo dentro de nuestras organizaciones tras el trabajo a distancia, de esta manera vemos que el liderazgo tradicional se está convirtiendo en un liderazgo digital transversal.

Cabe recordar que la transversalidad en las empresas se refiere a contar con estructuras más horizontales, más creativas y con nuevos líderes que puedan adaptarse con agilidad a los cambios, las exigencias y los retos como los que estamos viviendo hoy en día. Por ello un líder transversal debe ser eficiente, motivador, colaborativo, emocional, integrador y transformador, justo lo que las organizaciones están requiriendo para su supervivencia y para la continuidad del negocio.

Adicional a ser transversales, los líderes actuales deben responder a la dinámica digital, ágil en los tiempos de respuesta, con una interacción distinta, rompiendo esquemas para hacer un trabajo interáreas de calidad y logrando una comunicación más estrecha entre equipos. Por ello, en OCCMundial compartimos algunas propuestas que pueden ayudar a las pequeñas y medianas empresas a liderar sus equipos de trabajo de la mejor manera:

• INCETIVAR LA COMUNICACIÓN EFECTIVA. Para lograr la continuidad del negocio y cumplir con los objetivos se requiere de una comunicación efectiva a todos los niveles y ésta tiene que se bidireccional, es decir entre los líderes y el equipo, así como entre las diferentes áreas de la empresa. La comunicación se debe reforzar de manera constante para que cada persona desempeñe su trabajo de manera exitosa.

• DESARROLLAR NUEVAS COMPETENCIAS. Es indispensable desarrollar, en nosotros mismos y en nuestros equipos de trabajo, las competencias transversales, que son aquellas que debemos tener independientemente de nuestra profesión o puesto de trabajo. Esto porque es de gran relevancia desarrollar habilidades para saber comunicarnos, inspirar, retar, gestionar el cambio, tolerar la frustración y enfocarnos a resultados.

• ASIGNAR TAREAS. Tanto en el trabajo presencial, como en el home office, las responsabilidades de cada integrante del equipo deben responder a tres preguntas básicas: qué quiero, cuándo lo quiero y cómo lo quiero.

• IMPULSAR EL APRENDIZAJE CONSTANTE. Bajo este contexto, es indispensable autocapacitarnos, especialmente en el uso de herramientas digitales para un trabajo remoto efectivo y productivo. El modelo de capacitación está cambiando, por lo que los líderes de las empresas deben establecer sistemas de actualización en línea más formales y completos, aprovechando los canales y herramientas que se han abierto como los webinars.

• LIDERAZGO COMPARTIDO. El liderazgo es una competencia que se debe de reforzar en los colaboradores. No importa el nivel que tenga cada uno, un líder es quien tiene la capacidad de tomar decisiones acertadas para sí mismo y para su grupo de trabajo, inspirando al resto a alcanzar una meta en común.

Ante el contexto actual lo más importante es estar abiertos para responder a los nuevos desafíos y experiencias, innovar, reaccionar e integrar las buenas prácticas que nos conviertan en mejores gestores de cambio.

* Sergio Porragas es Director de Operaciones (COO) de OCCMundial