Beneficia Empuje Alianza Pymes a 2000 empresas en 2005

Más de 2,000 pequeñas y medianas empresas, 1,500 de ellas del interior del país, se han visto beneficiadas con el programa de apoyo integral a este sector “Empuje Alianza Pymes”, que celebra un año de su nacimiento.

La alianza integrada por Banorte, SAP, HP, Grupo Imagen, ITESM y Grupo Integra brinda una solución conjunta a las necesidades más apremiantes de este segmento empresarial, permitiéndole ser más dinámico y competitivo mediante el acceso a tecnología de punta, asesoría profesional en regulaciones y administración, apoyo publicitario, y la posibilidad de realizar alianzas estratégicos que los ayuden a hacer realidad sus objetivos de negocio.

En el marco de la 6ª Semana Nacional Pymes 2006 y con motivo de su primer aniversario, el próximo jueves 11 de mayo, representantes de cada una de las empresas que conforman “Empuje Alianza Pymes”, expondrán su oferta específica para este sector, así como la forma en que pueden acercarse y acceder a los beneficios del programa.

De cara al 2006, “Empuje Alianza Pymes” continuará fortaleciendo su oferta para fomentar, no sólo el crecimiento de este segmento de organizaciones, sino del país entero, adelanto Luis Moguel, director de Alianzas y Mercadotecnia de SAP México y Centroamérica.

Por ello, adicional a las herramientas existentes, como el sitio de Internet, que ofrece información de primera mano sobre eventos y noticias respecto a este sector, se prepara el lanzamiento de “Perspectiva”, una revista trimestral que tocará artículos de interés para las pymes, una gran ayuda para apalancar sus estrategias de negocio.
Asimismo, el Tecnológico de Monterrey lanzará en julio un diplomado dirigido a las pymes, que tiene el objetivo de capacitar, en cuatro meses, a empresas de este sector para cubrir sus necesidades básicas en temas como finanzas, informática, administración y mercadotecnia.

Para mayor información sobre el programa “Empuje Alianza Pymes” visite: www.empujepymes.com, o bien al teléfono. 018000 EMPUJE.

CRÉDITO: 
Redacción El Economista