Ventajas de constituir tu empresa ante notario público

Foto EE: Archivo

Cuando dos o más personas deciden reunir capital para desarrollar un proyecto, lo recomendable es una sociedad, es decir, una organización en la cual se realizan actividades mercantiles o civiles para proporcionar bienes o servicios.

De acuerdo con un comunicado del Colegio Nacional del Notariado Mexicano, una sociedad debidamente constituida es una persona distinta a sus socios o accionistas, con capacidad para tener derechos y obligaciones, y se les conoce como “personas morales”.

Con este antecedente, la pregunta es ¿por qué constituir una sociedad ante Notario Público?

De acuerdo con lo que dispone la Ley, el acto constitutivo de una sociedad mercantil debe formalizarse ante un fedatario, entre los que está el notario.

El notario da fe pública de la constitución de la sociedad a través de la redacción de la escritura constitutiva, la cual comprende los estatutos sociales, en los que se definen el tipo de sociedad formada, así como los derechos y obligaciones que los socios adquieren. Él se encarga de que se cumplan todos los requisitos establecidos en la ley.

En la escritura constitutiva se hace constar el nombramiento de representantes legales, quienes tienen la capacidad de representar a la sociedad frente a terceros.

Algunos de los temas en los que puede asesorar un notario son:

La participación de los socios

Cuántos socios serán, si uno será el socio dominante con mayoría de capital o tendrán participaciones iguales; si se restringirá la admisión de nuevos socios o cuáles serán las reglas para admitirlos.

La forma de administración

Cuáles serán las facultades de los administradores y de la asamblea general, y cuáles serán los requisitos para transmitir las acciones o partes sociales.

Cómo proteger tu patrimonio

Una de las principales ventajas de constituir una persona moral para el desarrollo de actividades empresariales es la separación de patrimonios, ya que el patrimonio de la sociedad es distinto al de cada uno de sus miembros, lo que significa que las obligaciones, riesgos y responsabilidades corren por separado y de manera independiente.

Así, el riesgo del negocio no impactará los bienes que forman el patrimonio personal de cada socio o accionista.

El notario es un aliado importante del empresario, ya que está presente en un número considerable de actos relacionados con el desarrollo de la empresa, desde el acto mismo de constitución de la empresa hasta la disolución de la misma, pasando por decisiones corporativas variadas como: reformas estatutarias, variaciones del capital social, otorgamiento de poderes, transformación, fusión o escisión de sociedades, así como la adquisición de inmuebles y la contratación de créditos.

acv

CRÉDITO: 
Redacción