Hiciste tu declaración anual y te toca pagarle SAT: ¿Qué debes hacer?

Si tuviste dos patrones, eres asalariado y recibiste ingresos extra, es más probable que obtengas saldo en contra. Foto:Especial

Durante el mes de abril los freelance, trabajadores independientes o quienes estén dados de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como personas físicas deberán presentar su declaración anual de impuestos, algunos están emocionados por el saldo a favor que podrían recibir; sin embargo, qué pasa cuando éste resulta en contra y en vez de que el SAT te regrese dinero tu deberás pagarle a él.

Para conocer previamente el resultado de tu declaración anual puedes usar el simulador de declaraciones del SAT disponible en su página web, ahí, con una serie de información que ya se encuentra prellenada puedes consultar si obtendrás devolución de impuestos o si tendrás saldo a cargo, es decir, dinero que pagarle al fisco.

Si durante el 2021 tuviste dos patrones, eres asalariado y recibiste ingresos extra, es más probable que obtengas un saldo en contra, sobre todo, si no hiciste deducciones o las que realizaste no fueron suficientes, según especialistas consultados.

De acuerdo con Enconta, consultora en temas fiscales, el Impuesto Sobre la Renta (ISR) se calcula con base en la utilidad que generas, que básicamente es hacer un comparativo de los ingresos contra las deducciones, donde los ingresos corresponden a todo lo que cobraste durante el año y las deducciones a las compras facturadas y pagadas que son parte de tu actividad.

Saldo a favor... pero del SAT

Si el resultado de tu declaración arroja impuestos a cargo, el SAT tiene opciones disponibles para que pagues. Por ejemplo, si no puedes cumplir en una sola exhibición existe la posibilidad de que lo realices en seis parcialidades.

“Si en la presentación de tu declaración, obtuviste saldo a cargo, el SAT te emitirá el acuse de recibo de la declaración con la sección de línea de captura. Si optas por cubrir el importe en una sola exhibición se emite una sola línea de captura para el pago”, según datos de la institución.

Pero si decides cubrir el saldo a cargo en parcialidades, se te emitirán líneas de captura con los montos de cada parcialidad donde se indique el número de pago y la vigencia respectiva.

De acuerdo con información del SAT, las multas para personas físicas que no presenten su declaración, solicitud, aviso o constancia dentro del plazo establecido, no presenten las declaraciones por Internet cuando se está obligado a hacerlo y no atiendan las obligaciones de forma automática oscilan entre 1,400 a 38,730 pesos.

Óscar Sosa, gerente de operaciones de TaxDown, consultoría en temas fiscales, destacó que para evitar que tengas que pagarle impuestos al SAT o reducir la cantidad que te resulte en contra es importante revisar cuáles son las deducciones permitidas y revisar que cada factura realizada durante el año pasado esté correcta.

Si el resultado que arroja el simulador de deducción anual no te convence puedes buscar la ayuda de empresas consultoras o algún contador para que revise tu situación y te dé opciones, expresó el directivo de Taxdown.

Norma Ayala, vocera de Enconta, enfatizó que la búsqueda de asesoramiento por parte de expertos, podría ayudar especialmente a las personas que además de ser asalariados, reciben ingresos extra y tributan en ambos regímenes.

Recibirán menos dinero

Recientemente el SAT informó que en la declaración a realizar, las personas que declaran pagos de intereses hipotecarios podrían recibir menos o nula devolución por este concepto debido al impacto inflacionario.

“El efecto inflacionario del 2021 impactó negativamente en el cálculo de los intereses reales por créditos hipotecarios que determinan las instituciones del sistema financiero, lo que ha ocasionado que se determinen cantidades muy pequeñas o nulas tasas de interés reales”, anunció el SAT.

Lo anterior significa que se reflejará una disminución en el monto precargado para la deducción personal de intereses hipotecarios”, puntualizó el instituto fiscal.

CRÉDITO: 
Yuridia Torres / El Economista