Emprender con amigos, ¿es una buena idea?

Foto: Shutterstock

Los amigos suelen ser los compañeros de aventuras, de buenos momentos, pero ¿sería bueno emprender con ellos?, ¿un amigo es un buen socio?

No hay una respuesta concreta, existen casos de emprendimientos creados por amigos que han sido muy exitosos, pero hay otros donde la amistad se ha fracturado y el negocio ha sufrido las consecuencias.

Radiografía del Emprendimiento en México 2021, realizada por la Asociación de Emprendedores de México (Asem) detalla que cada vez son más las personas que buscan iniciar un negocio en sociedad. Mientras que en el 2020, el 38% de las personas emprendió solo, un año después la cifra disminuyó a 33 y actualmente 42% de las empresas cuenta con dos fundadores, 14 % con tres y 6% con cuatro.

Ulrick Noel, Socio Fundador de la Asem dice, en el marco del Día Internacional de la Amistad que se conmemora el 30 julio que “elegir al socio correcto es clave para dar tracción a un nuevo proyecto. Si bien no existe un manual que detalle de manera infalible cuáles son las cualidades o características del socio ideal, es importante que los emprendedores consideren algunos aspectos antes de aventurarse a emprender con amigos”.

Por ejemplo, el emprendedor con un amigo pude generar conflictos al tomar decisiones en el negocio y afectar la amistad, por ello es importante separar la amistad de los negocios o comprometerse en el mismo nivel.

Este tipo de relaciones “mezclan las relaciones personales con profesionales, y los conflictos y exabruptos pueden trastocar fibras sensibles e incluso terminar con la relación de amistad y la compañía”.

Cómo lograr el éxito

Para que un emprendimiento entre amigos funcione es importante tener reglas claras, detallar las funciones de cada uno, las responsabilidades y sueldos. Por ello es importante que los socios conversen, conozcan su nivel de compromiso y si su visión del negocio es compatible.

Noel destaca que “la capacidad de comunicarse de forma efectiva es la que puede ayudarlos a alejarse de fricciones personales y enfocarse en el crecimiento de la empresa. No obstante, comunicarse puede tornarse aún más complejo cuando la compañía tiene más de dos fundadores, por ello es fundamental definir roles entre las y los socios”.

También es importante identificar las fortalezas, así cada uno tendrá un rol en la compañía y ayudará a crecer la compañía. Sobre todo, debe haber confianza de que cada quien realiza su trabajo y buscan el mismo objetivo.

“Siempre existirán riesgos ya sea que se decida a emprender o no con amigos, la clave es rodearse de personas que agreguen valor a la empresa. Ya sea que se trate de socios, aliados comerciales, familia o colaboradores”, finalizó Ulrick Noel.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario