Educación financiera, financiamiento y digitalización, necesarios para impulsar el emprendimiento mexicano

La pandemia ha incitado a los emprendedores a renovarse y hacer uso de la tecnología para sobresalir. Foto: Especial

Los emprendedores mexicanos han mostrado ser resilientes en los últimos años, debido a que la pandemia los ha incitado a renovarse y hacer uso de la tecnología para sobresalir, desde el uso de plataformas de delivery hasta subirse a e-commerce y marketplace.

Sin embargo, aquellos negocios que no lograron reinventarse y que vieron afectadas sus finanzas cerraron definitivamente sus puertas, de acuerdo con el Estudio sobre la Demografía de los Negocios, presentado por el Inegi cerraron 1.6 millones de pequeñas y medianas empresas de mayo de 2019 a junio de 2021.

En la reactivación económica, las micro, pequeñas y medianas empresas juegan un factor importante, pues son base de la económica mexicana; sin embargo, aún se requiere darles mayor impulso, debido a que sólo 14% de los emprendimientos supera la curva de aprendizaje y llega a los cinco años de vida, mientras que la mayoría, el 36% sólo sobrevive de uno a tres años, según datos de la Asociación de Emprendedores de México (Asem).

El pasado 16 de abril se celebró el Día Mundial del Emprendimiento; a propósito de ello, Sebastián Kreis, coCEO de Xepelin, destaca que las pequeñas y medianas empresas se enfrentan a retos importantes durante esta época de reactivación económica, pues los rezagos de la pandemia provocada por el covid-19, los problemas geopolíticos mundiales y los cortes en las cadenas de suministro a nivel mundial, han puesto en jaque a las economías de la región.

Al respecto, el directivo subraya los tres factores que ayudarán a las pymes mexicanas en esta época de reactivación económica:

1. Educación financiera

Es importante que directivos y dueños de las pymes reciban información constante y en tiempo real que les permita comprender la situación económica de la empresa, de la región y el impacto que esta pueda tener en las operaciones y finanzas del negocio. México es uno de los países con menor índice de educación financiera de la región, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2022 (ENIF) del INEGI, pues solamente el 25% de la población adulta cuenta con algún tipo de educación financiera formal.

“La información financiera en tiempo real simple e intuitiva permite reconocer de manera más sencilla los riesgos y las oportunidades financieras que existen para el negocio, planificar con mayor claridad y tomar decisiones más informadas y conscientes. Por ejemplo, una buena foto de la situación financiera de la empresa permite reconocer si se debe solicitar o no algún tipo de financiamiento y da la pauta para comprender también cómo, cuándo y dónde solicitarlo, si es el caso”, mencionó Sebastián.

2. Financiamiento

Es importante perderle el miedo al financiamiento. Toda empresa requiere liquidez para operar sin contratiempos y, muchas veces, este puede ser el mejor instrumento para cumplir con éxito las obligaciones del negocio. Datos de la Radiografía del Emprendimiento en México señalan que durante los primeros tres años de vida, el 90% de las pymes han tenido que financiarse con recursos propios o de familiares y amigos.

“La falta de acceso a financiamiento por parte de instituciones financieras ha sido uno de los principales motivos de cierre de negocios. Los nuevos instrumentos financieros proporcionados por las fintech buscan devolverle el poder a los pequeños empresarios para que cuenten con el acceso a los recursos que necesitan de manera casi inmediata y ágil”, señaló el directivo.

Para sortear con éxito los retos que se avecinan en materia financiera en México, garantizar el acceso a diferentes formas de financiamiento para las pequeñas y medianas empresas será clave. Los dueños de los negocios están acostumbrados a recibir el pago de sus facturas en 30, 60 o 90 días. Si logramos reducir ese número de días a 1 o 2, el impacto para las cadenas de valor de las empresas será inmenso y sin duda, se verá reflejado en el movimiento económico de la región.

“Es importante buscar que estos instrumentos financieros sean personalizables, confiables, transparentes y que cuenten con un enfoque digital, pues esto agiliza todo el proceso desde la solicitud hasta la obtención de liquidez y operación eficiente del negocio”, añadió Kreis.

3. Digitalización y automatización de procesos

Dada la rapidez con la que hoy en día se mueven las operaciones, es importante contar con herramientas que permitan simplificar, automatizar y digitalizar procesos administrativos que faciliten el acceso en tiempo real a información financiera valiosa para el negocio.

“Tener claridad de las finanzas permite una toma de decisiones más efectiva. Sabemos que muchas veces en las pymes no existe una persona encargada de llevar las finanzas de la empresa, lo que se convierte en una tarea más para los directores o dueños”.

Es importante que los emprendedores de todas las áreas evolucionen hacia entornos digitales, tanto al interior como al exterior, y se apalanquen en las herramientas que se ofrecen hoy en día para optimizar y hacer más eficientes todos sus procesos.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario