Créditos inmediatos, empresas no confiables

Foto: Especial

Identifica cómo funcionan las sociedades y evita ser víctima de engaños

Son empresas que se anuncian ofreciendo crédito fácil y rápido para pagar deudas, para iniciar un negocio o para comprar casa o auto. Los montos que ofrecen van desde los 50,000 hasta los 5 millones de pesos. Y no sólo eso: sin necesidad de consultar el Buró de Crédito ni comprobar ingresos.

No te dejes engañar. Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), no se trata de bancos ni de ningún otro tipo de entidad financiera formal, sino de sociedades anónimas que lo único que hacen es lucrar con la gente que necesita dinero, al canalizarlos con alguna firma que sí da créditos, pero para ello les cobra una comisión, no importa si les autorizan o no el préstamo.

“Son sociedades anónimas lisas y llanas y además operan de una manera muy poco transparente: le ofrecen al consumidor créditos de 2 millones de pesos, pero no los dan ellos; ellos le ofrecen la gestoría y conseguir que un tercero se los dé. Pero para que ellos gestionen, primero el usuario les paga una cuota. Ellos saben que es muy difícil que el usuario tenga el crédito. No podemos hablar de fraude, pero sí de un engaño”, refirió Diana Ferrer y Tovar, directora de Evaluación de Productos de Crédito de la Condusef.

En su publicidad, algunas de estas empresas, pese a que ofrecen préstamos, se anuncian como certificadas ante notario público y no como autorizadas o supervisadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) o registradas ante la Condusef, que son las dependencias encargadas de vigilar a las financieras. Casi en ninguno de los anuncios viene la dirección, sólo números telefónicos, pero si se ingresa a sus sitios de Internet, se detecta que muchas confluyen en la zona del World Trade Center de la ciudad de México.

Entre los servicios que ofrecen destacan: asesoría gratuita para resolver deudas; préstamos diversos como de nómina, hipotecarios y para automóvil e incluso trámites de crédito ante el Infonavit. Destacan que para ello no se requieren comprobantes de ingresos y que no checan el Buró de Crédito.

Cuando llamas a algunas de estas empresas, quienes te atienden explican que para cualquier gestión se requiere copia de su identificación oficial, del comprobante de domicilio y de la CURP.

Su forma de operar

Ten en cuenta que cuando quieres contratar un crédito, con un banco por ejemplo, siempre se consulta el Buró de Crédito y se solicitan comprobantes de ingresos como mínimo.

“Por su parte, estas empresas están creando una falsa expectativa en algunos casos. Obviamente, como en todo, el generalizar es muy difícil, pero sí tenemos detectadas algunas que están nada más creando una falsa expectativa”, indicó Diana Ferrer y Tovar, quien precisa que estas empresas tampoco son sociedades financieras de objeto múltiple, sino solamente sociedades anónimas.

Al no tratarse de financieras, sino de empresas, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) también ha puesto ya la mira en este tema y ha detectado firmas gestoras para la obtención de crédito que no ofrecen información clara sobre sus procedimientos ni ubicación.

“En su publicidad, las gestoras prometen préstamos inmediatos, sin aval, comisiones adelantadas ni garantías. Sin embargo, al llamar al número telefónico anunciado, no ofrecen explicación sobre el servicio que ofrecen y las condiciones de contratación.

Estas empresas se caracterizan por no cumplir con el contrato que firman con el consumidor y por no proporcionar el servicio que prometen”, refirió la Procuraduría.

Cómo identificarlas

Estas gestoras son fáciles de reconocer debido a su forma de operar:

  • En su publicidad se anuncian como empresas certificadas ante notario público y no como autorizadas o supervisadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) o registradas ante la Condusef.
  • Ofrecen la gestoría para conseguir el crédito a través de un tercero y requieren una cuota por iniciar el trámite.
  • Prometen otorgar el crédito sin la necesidad de presentar comprobantes de ingresos o consultar el Buró de Crédito del interesado.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista