Consejos para emprender y prosperar en tiempos de pandemia

Foto: Especial

*Jaime Martínez Bowness, director de EGADE Business School Ciudad de México

Como nunca antes, la pandemia y el encierro han inspirado a los jóvenes — y muchos ni tan jóvenes— a emprender, lanzar nuevos proyectos y reflexionar sobre su proyecto de vida y sentido social. Si bien la voluntad es la fuerza motriz más poderosa del mundo, he visto demasiados emprendimientos marchitarse al poco tiempo de nacer por no entender algunos principios básicos de la física de los negocios.

Aquí los retomo en forma de consejos para neófitos:

1. Busca inspiración e ideas continuamente

Quienes empiezan a emprender suelen tener uno o dos buenos destellos y se confían en que estas ideas serán las únicas “llaves del éxito” que necesitarán.

Sin embargo, un verdadero emprendedor estudia y aprende todo el tiempo para capturar conocimiento útil y aplicable en su negocio, o simplemente para alimentar su curiosidad y pensamiento lateral.

2. Sal a vender ¡de inmediato!

Muchos emprendedores cometen el error de preparar todo –sus tarjetas de presentación, un sitio web y el producto mismo— antes de salir a entrevistar posibles clientes, recolectar inteligencia de mercado y asegurar la venta... para cuando tengas el producto o servicio listo. Es decir, lo que te recomendamos es primero salir a vender y validar tu idea. Que sepas vender es además una habilidad que muchas organizaciones valoran tremendamente.

3. Inicia en pequeño

No es necesario ni recomendable “quemar tus naves” al emprender, especialmente si dependes de un ingreso fijo. Puedes comenzar poco a poco, tal vez sin renunciar a tu empleo “de día” e incluso acumulando varias fuentes paralelas de ingreso (a esto se llama volverte multipreneur).

De hecho, muchos emprendedores fracasan, no porque su idea no haya sido buena, sino porque no tuvieron la liquidez económica para seguir empujando su proyecto durante la larga etapa inicial. Evítalo siendo cauteloso con tu ingreso.

4. Prioriza la experiencia de tu cliente

Ya que tengas tu empresa, tus primeros clientes y tu producto o servicio, no dejes de cuidar la interacción con cada individuo que se acerque a tu organización.

Desde que la gente llama, te escribe o mensajea en redes sociales, hasta el servicio posventa que brindas, cuida que todo el mundo se lleve una experiencia realmente positiva. Está bien estudiado que los clientes que reportan haber tenido una excelente experiencia de compra, son más proclives a regresar y a recomendar la marca o negocio, así como a pagar hasta un 30 por ciento más.

5. Déjate ayudar

Muchos emprendedores eligen –a menudo por desconfianza— no acercarse a incubadoras, posibles mentores o programas de asesoría y aceleración. Es una lástima, pues existen muchos recursos casi o totalmente gratuitos que pueden ahorrarte muchos tropiezos y elevar tu probabilidad de éxito. La formación especializada también es un puerto seguro desde donde zarpar hacia el éxito.

Nunca como ahora se han alineado tanto los astros para lanzar un proyecto empresarial. Todos estamos conectados y consumiendo en línea. Dispones de muchas redes sociales para atraer y conversar con prospectos, existen recursos y programas para ayudarte, y por supuesto tienes a tu alcance podcasts de emprendimiento y management como “Territorio Negocios” para inspirarte, aprender cómo lograrlo, conocer y oír a líderes cuyos pasos puedes seguir, y descubrir nuevas posibilidades en ese camino de vida que es emprender.

CRÉDITO: 
Jaime Martínez Bowness