4 consejos para un retorno seguro a las oficinas

Establece un protocolos de distanciamiento del espacio de trabajo. Foto: Especial

La reducción de contagios de Covid-19 y el cambio de semáforo epidemiológico a verde y amarillo a nivel nacional permiten que daca vez más empresas regresen a las oficinas; sin embargo, las compañías deben hacerlo de forma ordenada y cuidando la salud e los empleados.

Entre las principales preocupaciones, tanto de trabajadores como empleadores está el que el transporte público este saturado, evitando la sana distancia y propiciando contagios, que después se propaguen en los centros de trabajo, lo cual puede afectar la salud y bienestar en general y, en consecuencia, el desempeño laboral a medida que aumenten los niveles de estrés.

El 35% de las personas no quieren regresar a las oficinas y 61% no sentirse cómodo con el uso de transporte público, revela un estudio realizado por Ipsos MORI.

“Recomendamos ampliamente a las empresas realizar además una evaluación de riesgos de Covid-19 y compartir los resultados con todos los colaboradores dentro de la organización, también contar con procedimientos de limpieza, lavado de manos e higiene de acuerdo con las pautas del gobierno, tomar todas las medidas para ayudar a las personas a trabajar desde casa y para mantener la distancia mínima requerida en el lugar de trabajo y hacer todo lo posible para mitigar el riesgo de transmisión”, comenta Ricardo Alvarado, director ejecutivo de Riesgos de Lockton México.

Check list para el regreso al lugar de trabajo seguro

El directivo sugiere que las empresas cuenten con una lista en donde se verifique qué se está listo para el regreso al lugar del trabajo que abarque las siguientes cuatro etapas

Preparación

En esta etapa será importante planificar la preparación del edificio para su ocupación, organizar inspecciones previas al regreso y un programa de limpieza profunda, capacitar a gerentes de servicios y equipos de limpieza en cuestiones de higiene, establecer programas de limpieza y cómo minimizar riesgos de contagio, así como también, probar todos los sistemas de seguridad de emergencia.

Para acordar quiénes regresarán a la oficina será necesario considerar: disponibilidad de espacio, rutinas laborales para lograr distanciamiento, personas vulnerables o en riesgo, colaboradores que tienen responsabilidades de cuidado de niños y reducir la necesidad de uso de transporte público considerando la contratación de algún servicio externo de transporte.

Otro punto importante dentro de esta etapa es establecer protocolos de distanciamiento del espacio de trabajo basado en los lineamientos del gobierno, considerando lo siguiente: llegada y salida escalonadas, protocolos de entrada y/o salida de edificios, espacio de trabajo, despensas y cualquier espacio donde se preparen y consuman alimentos, reuniones internas, reuniones con clientes y arreglos de seguridad y emergencia.

Asimismo, se deben de considerar las consecuencias del aumento de la ansiedad causada por la forma en que el regreso al trabajo puede provocar agresión/o violencia en el lugar de trabajo, y lo que es más importante, se recomienda establecer un protocolo para responder a los picos esperados en el brote, lo cual garantizará una respuesta rápida en caso de tener que enviar a colaboradores a casa sin interrumpir el trabajo.

Información

En esta etapa será importante designar a un líder para dirigir la comunicación con el personal y posteriormente organizar un programa de bienvenida al trabajo para informar a los colaboradores sobre los nuevos protocolos del lugar del trabajo, los cuales deben de incluir los puntos trabajados en la etapa de preparación.

Prevención

Garantizar que la salud y la higiene sean gestionadas y mantenidas es prioritario en esta etapa, para lograrlo será necesario: identificar puntos de contacto clave en el lugar de trabajo y proporcionar estaciones de saneamiento adecuadas para permitir la limpieza de manos, limpieza del baño, determinar las frecuencias de limpieza la cual debe considerar superficies, sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, proporcionar al equipo de limpieza protección personal adecuada y ser visible para el personal durante la jornada laboral y sobre todo garantizar que las pruebas reglamentarias se lleven a cabo de forma segura.

También será importante revisar la eliminación de desechos de tal modo que incluya procedimientos específicos para el equipo de protección personal (EPP) que utiliza el personal de limpieza.

Recuperación

Es una etapa clave en donde los líderes deben monitorear la efectividad del programa implementado para asegurarse de que siga siendo efectivo y apoye a los colaboradores y personal que han regresado a las instalaciones, así como para restaurar la confianza en el negocio.

“En esta etapa será importante revisar las lecciones aprendidas y solicitar comentarios al personal, analizarlo y utilizarlo para mejorar el plan. Es importante también actualizar y revisar el plan de continuidad de negocio y por último repasar los aprendizajes que ha dejado la pandemia durante el periodo de tiempo que se ha trabajado desde casa, resaltando, sobre todo, lo positivo”, resalta Ricardo Alvarado.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario