Post-evaluación de proyectos de inversión

La Post-Evaluación Integral es un ejercicio formal para medir la productividad de los proyectos de inversión cuantitativa y cualitativamente hablando. Ésta consistente en comparar los resultados reales que están generando los proyectos de inversión contra las cifras y supuestos estimados, cuando estos se aprobaron, determinando sus variaciones positivas y negativas, así como sus causas junto con las acciones preventivas y correctivas correspondientes.

Dicha comparación, no solo debe comprender la medición de las cifras financieras, sino también el resto de la información que debe interesar a la dirección general y a su consejo de administración relativos a la producción, ventas, servicios (en su caso) y al aspecto ecológico de los proyectos.

Conforme a la experiencia del autor, solo algunas empresas medianas y grandes se limitan a hacer una evaluación financiera de los proyectos, pero casi ninguna realiza un ejercicio formal integral de post-evaluación desde el punto de vista financiero, de manufactura, de mercado y ecológico. Estos conceptos solo son tratados en juntas específicas, pero no se suele presentar un reporte formal integral al respecto.

La Post-evaluación integral de proyectos no debe confundirse con comparar el estado de resultados real contra el presupuesto y determinar sus variaciones, ya que los estados de resultados generalmente comprenden las operaciones de dos o más proyectos de la empresa o de la unidad de negocios en cuestión. El objetivo es aislar los resultados del proyecto en cuestión, de los otros proyectos de la empresa. Además, los estados financieros tienen limitaciones, ya que no incluyen los conceptos técnicos relativos a la mercadotecnia, ventas, producción y a la ecología de los proyectos.

La Post-Evaluación Integral de Proyectos también debe ser un mecanismo para identificar las desviaciones negativas cualitativamente hablando y las áreas de oportunidad por conceptos, que no se tenían previstos cuando se aprobó el proyecto para corregirlos; así como para determinar las variaciones positivas para seguir manteniendo en la dirección correcta a los proyectos de inversión, e incluso mejorar sus resultados desde los puntos de vista financiero, de mercado, de manufactura y ecológico.

Para ejercer la post-evaluación debe adoptarse un procedimiento que defina a partir de qué monto los proyectos son sujetos a post-evaluación, los indicadores, conceptos y períodos sujetos a post-evaluación (mensualmente, trimestralmente y/o anualmente), formato a llenar y reportar la post-evaluación, área que desarrollará la post-evaluación (la cual debe ser independiente a la que realizó los estudios de aprobación del proyecto y al área que realiza la producción y a la que reporta financieramente los resultados), así como el área u órgano que aprobará el reporte integral de post-evaluación, llámese dirección general, comité de finanzas y planeación o consejo de administración.

Los principales conceptos e indicadores a ser monitoreados periódicamente junto con su explicación de variaciones correspondiente, serían los siguientes:

Post-evaluación Financiera: ventas, utilidad bruta, utilidad neta y flujo de efectivo.
Post evaluación de Producción: capacidad aprovechada de planta, máquina o por línea de producción, cantidad de producción del proyecto por el periodo a evaluar, niveles de eficiencia en el uso de las horas-hombre, de la materia prima, electricidad y combustibles, porcentajes de desperdicio y de producción de primera y segunda calidad, etc.
Post-evaluación de ventas y de mercado: Porcentaje de participación de mercado, volúmenes de venta desplazados, precios, gastos de publicidad, márgenes por línea o familia de productos, etc.
Post-Evaluación Ecológica: Resultados de laboratorio de la cantidad de emisiones a la atmósfera, al drenaje a los ríos o a las plantas de tratamiento de aguas, ambos conforme a los parámetros establecidos en los manuales técnicos de la empresa y a la legislación ecológica correspondiente. Así como evaluar el funcionamiento de los equipos anticontaminantes con respecto a los objetivos esperados.

Conclusiones:

Resulta altamente recomendable establecer la función de post-evaluación integral de proyectos para comparar los resultados reales Vs. las cifras y premisas indicadas en el formato de aprobación original, para determinar las variaciones favorables y desfavorables correspondientes, con el fin de identificar formalmente las acciones preventivas y correctivas a desarrollar.
La Post-evaluación integral de proyectos es una oportunidad para integrar el trabajo en equipo de las áreas de producción, ventas, financiera y de recursos humanos en el control de los proyectos.
La Post-evaluación integral de proyectos es un mecanismo que puede contribuir a mejorar y/o mantener la productividad y la rentabilidad de la empresa.

El autor es Miembro del Consejo Editorial de la Revista Veritas del Colegio de Contadores Públicos de México