La familia que revoluciona los campamentos

Marcela y Paola Lecanda junto a su familia durante la Feria Internacional de Franquicias. Foto EE: Hugo Salazar

Cuando la familia está unida y se respetan las labores de cada uno es más fácil que una empresa permanezca por los años y pase de generación en generación, incluso crear un modelo de negocios que les permita ser franquicia.

Ésta ha sido la clave de Kukaponga, empresa dedicada a organizar campamentos, talleres y convenciones, para escuelas y corporativos, que ha permanecido por más 50 años en el mercado y desde hace 10 es una franquicia con 100 sucursales en México.

Su innovación en campamentos, que consiste en clases de integración emprendimiento y de liderazgo para niños y empresas, ha hecho que la compañía sea reconocida como Franquicia del Año por la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF).

En entrevista para El Economista Marcela Lecanda, CEO de la franquicia, recordó que hace un año fue diagnosticada con cáncer de mamá y metástasis en el cerebro, pero su enfermedad no detuvo el crecimiento de la empresa, pues “mientras tengas sistematizado tu proceso, con todos los manuales como los pide la Secretaría de Economía, puedes no estar y cualquier persona que contraten, con los manuales, podrá salir adelante”.

Por ello es importante sistematizar los procesos, aprender a delegar y desarrollar el talento de tus colaboradores, sobre todo si son familia.

Internacionalización

De acuerdo con Paola Lecanda, directora general de la franquicia e hija de Marcela, la diferencia con los campamentos tradiciones es que Kukaponga es internacional, maneja la parte de integración y sensibilización de los niños.

“Tenemos un abanico que abarca desde los adultos, en convenciones y campamentos corporativos, hasta viajes al extranjero que manejamos con la escuela de Disney, en Orlando, California y en Inglaterra, viajes a China de emprendimiento para universidades y a Silicon Valley”.

Por esta internacionalización, que comenzó hace dos años e impulsa el turismo, porque los campamentos internacionales llegan a México y viceversa, fueron reconocidos por AMF como el segundo lugar en la categoría Franquicia destacada en el extranjero.

A la fecha, cuentan con dos franquicias en Perú, tres en Panamá y en Chile, Colombia y Costa Rica una respectivamente. ésta llegará a Uruguay, Paraguay y Bolivia y para el 2021 a Estados Unidos y Canadá.

Para adquirir una franquicia por cinco años se requiere una inversión de 300,000 más IVA, la de 10 años 450,000 pesos más IVA y una regalía mensual de 3,000 pesos. Un campamento normalmente cuesta 4,000 pesos por niño, por tres días y dos noches. “Si llevas 100 niños, la utilidad es de 2,000 pesos por niños, es decir, con cuatro autobuses se recupera la inversión”.

El negocio para la franquicia está en la renta de los ranchos. “Ya tenemos una red de campamentos propios y de franquiciatarios, es decir, no necesitan tener un rancho o un sitio para hacer los campamentos; sólo se necesita hacer el enlace con las escuelas, comercios y empresas”, detalló Paola.

En la parte empresarial, se realizan campamentos para capacitar a los colaboradores, “los ponemos contentos”, mencionó Marcela. Además, tienen un taller de ventas interactivo, donde los asistentes se empoderan, todo por medio del juego.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario