El yogurt en polvo que surgió como proyecto para comunidades marginadas

Ahora se encuentra en cadenas de retail. Foto: Especial

En 2017, Victor Carrillo Argüete y León Smeke Balas comenzaron a desarrollar un proyecto social para la antigua Secretaría de Desarrollo Social, hoy Secretaría de Bienestar: un producto con una larga fecha de caducidad, que no requiriera de refrigeración y que fuera saludable para surtir 5,000 comedores comunitarios. Ahí fue que nació la idea del yoghurt en polvo Glugurt.

En entrevista con El Economista, Victor Carrillo narró que a pesar de tener un producto final, con estudios y pruebas, no pudo llegar a las personas esperadas, pues se dieron los cambios de gobierno y la entrada de la cuarta transformación; sin embargo, al ver lo que habían logrado, decidieron seguir intentando con el nuevo gobierno y lanzarlo al mercado.

“Nos hablaron del tema de retail y dijimos no suena mal aunque nuestro producto no estaba diseñado para eso, sino para ayudar, pero nos aventamos a dar el clavado en el retail, a ver cómo nos iba. Así desde el desarrollo de imagen, fórmula y planeación, se convirtió en un super alimento”, declaró.

Actualmente el producto se encuentra en cuatro sabores: fresa, moras, nuez y durazno, y se tienen en desarrollo como 40 sabores nuevos, desde taro, marcha hasta cookies and cream. También están trabajando en una versión deslactosada y con planes en una edición sugar free.

Para prepararse, la forma clásica es agregando agua, aunque también se están dando otro uso como materias primas en postres y diferentes platillos. “Incluso los clientes nos sorprenden con sus ideas como hacer hoy cakes con yogurt de durazno, por ejemplo”.

En un comienzo la idea era venderlo en costales, lo que salía más barato que un yogurt tradicional pero ese camino no se logró. Al estar en retail, el precio tuvo que elevarse en comparación a la competencia, encontrándolo en un promedio de 86 a 96 pesos la caja con cinco sobres. De momento tienen presencia en Comercial Mexicana en City Market y Fresko, Super Mayoreo Naturista y 7-Eleven. La meta es llegar a tiendas como el plan es crecer HEB, Walmart y Costco.

Carrillo destacó que un sobre de de 30 gramos, representa una comida completa al día, además que aporta proteínas, cero grasas y millones de lactobacilos. La fecha de caducidad aprobada por la Cofepris es de dos años, pero la fórmula puede durar hasta 15 años sin ningún problema. Una vez preparado el yogurt, debe refrigerarse como los tradicionales.

La meta es crecer

Glugurt también fue uno de los afectados por la pandemia del Covid-19 en cuestión de expansión y crecimiento; sin embargo, tras atravesar la tragedia, la meta a cinco años es aumentar la variedad de productos y posicionarse no sólo en México, sino en el mundo. Estados Unidos es uno de los mercados más potenciales por el Target de mercado.

Carrillo señaló que parte de ese crecimiento es generar más empleos, pues si bien ahora tienen 18 colaboradores, la meta es superar los 500 en el menor tiempo posible.

Para ello, considera se requiere arduo trabajo y sobre todo aprender más de los procesos de negocios del retail.

“Por ejemplo, yo no sé hacer el negocio del retail, del autoservicio, entonces intentamos hacer alianzas con gente especializa del retail”.

Para esto, ya habían contratado a una consultora experta en el retail pero no lo ayudaron como era debido, pues de cinco tiendas a las que tenían que entregar, solo lograron con City Market y se quedaron con mucho producto. “Ha sido una escuela cara”.

Ha sido un largo camino, desde el desarrollo del laboratorio hasta mejorar la fórmula, y los retos por posicionarse en el mercado, pero los emprendedores no se detendrán hasta cumplir con su misión: ayudar a la población con un alimento saludable.

“Nacimos para combatir la desnutrición y la obesidad que predomina en México. Siempre quise que una persona en lugar de comer golosinas o tomar refrescos, se pueda tomar un yogurt mucho más nutritivo, esa es nuestra meta”, finaliza.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario