Más ángeles para salir del valle de la muerte

Foto: Especial

Ante un vacío de financiamiento, startups luchan por la supervivencia

En el camino que las startups deben recorrer para alcanzar el éxito, existe un momento donde levantar inversiones de entre 200,000 y 2 millones de dólares definirá su crecimiento o fracaso.

A esta etapa se le conoce como el valle de la muerte, y es donde los ángeles inversionistas juegan un papel crucial para fondear emprendimientos. En este momento, los fondos de capital semilla, los programas de gobierno ni las instituciones de capital privado como los bancos no están dispuestos a invertir.

“Una compañía puede levantar hasta 100,000 dólares a través de fondos de capital semilla como 500 Startups –y su subsidiaria mexicana 500 Mexico City–, iniciativas cono Naranya o incubadoras y aceleradoras; pero al llegar al punto donde tienen un producto y necesitan colocarlo en el mercado, van a necesitar al menos un millón de dólares para lograrlo”, explicó Mike Hennessey, inversionista ángel de Estados Unidos y mentor de programas de aceleración como Endeavor, NXTP Labs o Startup Chile.

Los recursos necesarios durante el valle de la muerte usualmente son empleados para la manufactura de un producto y colocarlo en el mercado, o para el desarrollo y expansión de un servicio, luego de que las startups recibieron recursos de fondos de capital semilla.

Pero la falta de inversionistas ante el valle de la muerte es una “falla estructural” dentro del ecosistema mexicano de startups que es necesario resolver.

Uno de los problemas en México es el dinero 'post-semilla'. En esta etapa existe un vacío de financiamiento, lo que significa una lucha de supervivencia para las startups, pues es un capital necesario para crecer”, agregó Hennessey durante una entrevista durante la celebración del encuentro Pulsoconf 2013 celebrada en Guadalajara.

NuFlick es un ejemplo de cómo la falta de inversionistas puede llevar a una startup al valle de la muerte. Esta empresa mexicana creadora de una plataforma en línea para la distribución de películas de cine independiente, cesó operaciones porque no encontró 250,000 dólares de inversión necesaria para su expansión.

El aumento de inversionistas ángeles en México será proporcional al número de emprendedores que logren crecer sus proyectos en empresas exitosas.

Hernán Fernández, cofundador y socio de Angel Ventures México, explica que la naturaleza emprendedora de los inversionistas ángeles crea una suerte de empatía con los nuevos emprendimientos. Las startups representan alternativas de inversión y la posibilidad de generar ganancias al impulsar el desarrollo de negocios innovadores.

“Hay muy poca riqueza derivada de la actividad emprendedora en México. Las personas que hacen dinero, lo hacen de actividades no vinculadas con actividad emprendedora. Las pocas que lo han hecho de ese tipo de actividad son en su mayoría personas que ya fueron emprendedores exitosos y que de están invirtiendo en la comunidad. Es un círculo virtuoso que como sociedad debemos impulsar cada vez más”, dijo Hernández en Pulsoconf.

Angel Ventures México es una red de inversionistas ángeles integrada por 135 miembros y 40 mentores que en cuatro años han colocado 10.8 millones de dólares y fundado 11 proyectos en el país.

El camino aún es largo. Tanto Hennessey como Hernández ven que pasarán todavía unos diez años para que en México exista una mayor oferta en la industria de capital de riesgo e inversionistas ángeles que apuesten a los nuevos emprendimientos.

“Esto es un fenómeno relativamente nuevo. Si ves en Estados Unidos, hemos hecho esto durante 50 ó 60 años. No creo que vaya a tomar tanto tiempo aquí pero podría llevar hasta 10 años para el desarrollo de los fondos, aprender del mercado y crecer”, agregó Mike Hennessey.

Reforma fiscal "desoyó" startups

Para impulsar la inversión en estos proyectos de emprendimiento, el papel deberá crear una política fiscal de estímulos más que el otorgamiento de subsidios, reconocieron los expertos.

El establecimiento de beneficios fiscales a las ganancias provenientes de las inversiones en startups serán una vía adecuada para hacer de México un lugar atractivo para invertir en proyectos de emprendimiento, considero el inversionista ángel Mike Hennessey.

El experto explicó que en Estados Unidos, un fondo o inversionista ángel que participa en cinco acuerdos de un millón de dólares, cuatro de ellos pueden fallar y uno puede resultar exitoso y generar 10 millones de dólares de ganancia. Entonces el inversionista puede deducir los montos que se invirtieron en los proyectos que fallaron.

“En México, por el contrario, se tiene que pagar las tasas de impuesto completas y no se pueden deducir las pérdidas de las otras inversiones. Si fuera lo contrario, sería un gran estímulo para cualquier inversionista que quiera invertir en la comunidad de startups”, consideró.

Hernán Fernández, de Angel Ventures México propuso la creación de un estímulo fiscal similar al que se otorga a la industria del cine.

Se trata del Estímulo Fiscal del Artículo 226 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, que otorga a los contribuyentes un crédito equivalente al monto que destinen a proyectos de inversión en la producción cinematográfica nacional.

“Cuando pasó eso, la cantidad de películas producidas en México creció aunque no necesariamente en calidad”, dijo.

El inversionista afirmó que estos temas pudieron ser discutidos en la reforma fiscal que presentó el Ejecutivo Federal a inicios de septiembre pero (con la reforma) “nos dieron un mensaje de que los próximos años iba a ser una política muy recaudatoria” por lo que ve poco factible una acción desde este frente a favor de las startups, al menos no en el corto plazo.

“Creo que haremos aumentos sólidos cuando eso pase pero eso no se va a discutir en el próximo año, en esta reforma fiscal y creo que es algo que deberíamos estar empujando”, concluyó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Julio Sánchez Onofre, El Economista