¿Tu pyme está convirtiéndose en zombie? 5 síntomas para detectarlo

Puede que tu empresa esté a punto de morir y no lo sepas. Foto: Especial

Si tienes una pequeña y mediana empresa, pero últimamente no ha registrado buenos ingresos o tiene deudas aunque se mantiene de pie, es posible que tengas negocio zombie, que si no revives oportunamente, puedes perderlo para siempre.

Una empresa zombie, al igual que los zombies de las películas, son aquellas que no están muertas, pero que operan y funcionan con deudas y muchos problemas, sin tener rentabilidad y sin crecimiento. Su “alimento” se basa en refinanciar sus deudas.

Para Bernardo Prum, Managing Director de Creze, esta situación se genera cuando los emprendedores no tienen una buena planeación estratégica y no revisan su salud financiera, dos de las principales razones de muerte de las empresas.

La buena noticia es que la muerte, desde que se comienza a ser zombie se puede revertir si se detecta a tiempo, pero ¿qué síntomas indican la enfermedad?

Las deudas superan la capacidad de pago

El nivel de deuda y la incapacidad de pagarla, es el primer síntoma de una empresa zombie y que ocurre por un mal manejo financiero.

Para resolverlo, se puede recurrir a un financiamiento exclusivo que cubra las deudas, se hagan recortes y se reestructure la estrategia empresarial.

Mal financiamiento

Una de las acciones más comunes de las pymes al entrar en crisis es recurrir a créditos que les permitan tener inventario o cubrir los gastos.

Aunque pueda parecer una solución, a la larga puede ser un problema, sobre todo si se recurre a los bancos porque se adquieren productos que no corresponden con sus necesidades y posibilidades como adquirir una deuda mayor de la que se puede pagar.

Falta de liquidez

No tener un control de gastos y costos, políticas de precios, poca planeación o poco conocimiento del mercado, conduce a la falta de liquidez que poco a poco, secará a la empresa.

Aproximadamente, 34% de los casos de muerte de empresas se deben a la falta de conocimiento del mercado, mientras que un 32% a la mala administración, revela la Radiografía del Emprendimiento 2020, elaborada por la Asociación de Emprendedores de México.

Planear mal

Toda empresa debe definir en qué se puede ahorrar, cómo se está ocupando el dinero y qué estrategias se pueden implementar para eficientar las finanzas. Aunque pueda parecer algo natural, muchas empresas lo olvidan provocando graves daños.

Al planear se deben de incluir acciones específicas orientadas a generar más ingresos, ya sea inversión en campañas de marketing, optimizar el servicio al cliente, brindar ofertas y descuentos o incrementar presencia en medios digitales.

No conocer a los clientes

Cuando las ventas son bajas, no hay crecimiento y la empresa no se posiciona, tal vez la razón es que no se conoce adecuadamente a los consumidores o no se sabe quiénes son.

Para ello, se deben hacer estudios de mercado, acercarse a las personas, conocer sus intereses y necesidades para saber cómo comunicarse y definir qué ofrecerles.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario