Tres claves para impulsar el emprendimiento femenino

Foto: Especial

Las mujeres son clave en la economía del país, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), si se elimina la brecha de género en las empresas, se podría tener un crecimiento del 2% en el Producto Interno Bruto mundial.

En el marco del Día Mundial del Emprendimiento, que se celebró el pasado 16 de abril Ana Victoria García, fundadora de Victoria147, señaló que aunque se han tomado acciones para lograr la equidad de género en el mundo de los negocios, aún queda “un necesario camino por recorrer”.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía precisa que tres de cada 10 empresas pertenecen a emprendedoras y sólo el 20% de los empleadores en el país son mujeres. Por lo cual, el carácter económico, político y social del entorno nacional resuena para nuevas respuestas, donde las mujeres emprendedoras logren consolidar prácticas inteligentes, con miradas y esperanzas dedicadas a progresar en diferentes materias.

En complemento, la empresaria y directiva mexicana, resaltó que “trabajamos para desaparecer la brecha de género y transformar el sistema empresarial al generar lazos sólidos entre miles de mujeres con un objetivo muy claro: colaborar y consolidar nuevos negocios. Seguiremos impulsando el empoderamiento femenino hasta lograr una recuperación sostenida y una mayor equidad e igualdad, porque nos conecta para potenciar a las futuras generaciones de mujeres líderes. Es decir, un mejor futuro para todas y todos”.

Entre las oportunidades prevista en las condiciones del emprendimiento femenino, Victoria147 analizó tres de las principales:

1. Reforzar la razón para emprender

En ocasiones, la motivación de las mujeres para el emprendimiento suele estar ligada a un mejor equilibrio en su vida personal y la posibilidad de atender sus necesidades laborales y familiares por igual. Ante ello, se busca que los emprendimientos tengan una planeación estratégica capaz de brindar resultados sostenibles y duraderos.

2. Fortalecer la cultura del emprendimiento

Una de las grandes interrogantes que se abona al emprendimiento femenino refiere al índice de confianza, debido a que el miedo al fracaso suele ser un factor predominante. Según datos del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) en 2019, aproximadamente el 41.2% de las mujeres a nivel mundial perciben oportunidades en el ecosistema empresarial; lo que representa una mejora del 2%, respecto al informe anterior.

3. Motivar el ámbito empresarial

Es una realidad que el propio entorno de negocios en el país representa varios desafíos, por lo cual se necesita motivar y redefinir la forma de hacer negocios, para resaltar el liderazgo femenino en las organizaciones.

Ante ello, el liderazgo de las mujeres emprendedoras implica al mismo tiempo una combinación de habilidades y conocimientos, que deben ajustarse a las distintas fases o evoluciones de las empresas. Por medio del fortalecimiento del talento femenino se crea un mejor futuro y con esto se impactan positivamente a las nuevas generaciones.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario