Solo 5% de emprendedores arranca su negocio con fondos públicos

Los recursos propios son utilizados por 90 por ciento. Foto: Especial

De los emprendedores mexicanos, sólo 5% opta por financiamiento de fondos públicos para comenzar su negocio durante los tres primeros años, mientras que 90% lo hace con recursos propios y 11% con un crédito bancario, revela la Radiografía del Emprendimiento en México, elaborada por la Asociación de Emprendedores de México (Asem).

El estudio reveló que entre las principales fuentes de financiamiento de los emprendedores durante los primeros tres años de su negocio, 90% son recursos propios, seguido e recursos de familiares o amigos con 28%, créditos bancarios con 11%, fondos públicos con 5% y créditos de empresas fintech con 1%, aunque las respuestas pueden variar debido a que usualmente se utiliza más de una fuente de financiación.

“Durante los primeros tres años, los fondos públicos son 5%, lo mismo que después de tres años, pero por ejemplo, los créditos bancarios que en un comienzo son 11%, después se eleva a 20%, mientras que los recursos propios bajan a 85% y la familia y amigos a 16%”, indicó Josefina Bauer, directora de Nauta, durante la presentación del estudio.

Otro de los resultados del estudio realizado en colaboración con la empresa de tecnología Akky y la empresa de investigación Nauta, es que la mayoría de los emprendedores (42%), emprende por buscar un crecimiento personal y profesional, mientras que 31% lo hace para solucionar problemas en el entorno.

“No se trata solamente de emprender para ganar dinero, sino para crecer profesionalmente y esa gran diferencia va marcando el espíritu emprendedor”, resaltó Baue.

Entre los giros donde más se emprende están las consultorías o servicios profesionales con 17%, seguido del consumo al por menor con 15%, informática y tecnología, y mercadotecnia y publicidad y afines, ambas con 9 por ciento.

Problemas de emprender

El análisis reveló que siete de cada 10 emprendedores tuvieron una empresa que fracasó. La razón principal es la mala administración del negocio, al menos así lo declaró 35% de los negocios por hombres y 32% de mujeres.

En este sentido, la equidad de género también es una de las principales razones por las que fracasan las empresas fundadas por mujeres, ya que no tienen el suficiente tiempo para gestionar su empresa al dedicarse a otras labores en el hogar; mientras que para los hombres es una de las menos frecuentes.

Respecto a la percepción a nivel país, 48% de los emprendedores considera que las facilidades para emprender son malas o muy malas, y señalan como principales obstáculos a las alternativas de financiamiento, la estructura tributaria y la burocracia.

“Con una muestra significativa de emprendedores de todo el país, este estudio revela datos muy notables. Ante un entorno adverso principalmente por los efectos de la pandemia de Covid-19, pero también en un contexto institucional poco proclive a mejorar las condiciones para crear nuevas empresas”, indicó Ernesto Amorós, director de programas de doctorado del EGADE.

Ante este panorama, la Asem anunció que ya está trabajando en dos proyectos relacionados a programas y legislación, de los cuales uno consiste en una política fiscal progresiva que promueva el paso de la informalidad a la formalidad y permita mayor recaudación fiscal con una mayor reciprocidad hacia las empresas en el pago de impuestos.

Como referencia de la reciprocidad actual, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, tan solo 0.06% está destinado a programas de apoyo a Mipymes, principalmente a través de microcréditos.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario