Sólo 23% de los emprendimientos tecnológicos son creados por mujeres

La dificultad para emprender en tecnología es más amplia en las mujeres. Foto: Especial

La brecha de género también se muestra en el emprendimiento. Las mujeres siguen enfrentando mayor reto y discriminación al emprender, sobre todo en áreas como el tecnológico.

En Latinoamérica, sólo 23% de los emprendimientos tecnológicos son fundados por mujeres, revela el estudio “La brecha de género en el emprendimiento tecnológico, una tarea pendiente del ecosistema”, realizado por Mastercard y Endeavor.

El estudio identificó más de 800 emprendimientos tecnológicos en la Ciudad de México, Bogotá y Buenos Aires, de los cuales sólo 96 son liderados por mujeres.

De acuerdo con Juana Ramírez, presidenta de la Asociación de Emprendedores de México, las mujeres emprenden por necesidad y en modelos autosustentables, por lo regular en actividades consideradas femeninas, como educación, servicios, comercio y asistencia. Por lo cual se necesita se necesita impulsarlas en más áreas.

Discriminación y poca inversión

La dificultad para emprender en tecnología es más amplia en las mujeres, pues 84% de las mujeres coinciden en ello y 40% de ellas ha sido víctima de algún tipo de discriminación, siendo el 97% de los casos temas de género.

Además, el obstáculo más grande es el financiamiento, seguido por el equilibrio entre la vida personal y laboral y, la falta de redes de contactos relevantes del ecosistema emprendedor.

Asimismo en emprendimientos fundados desde 2010 en el sector tecnológico solo el 43% de las empresas fundadas por una mujer o por equipos con al menos una mujer entre sus fundadores han obtenido capital, mientras que para las empresas fundadas por hombres es el 53 por ciento.

“Esta investigación busca sensibilizar a todo el ecosistema de emprendimiento y replantear el cómo se han hecho las cosas hasta el momento. Igualmente, que más inversionistas puedan apostar cada vez más por empresas encabezadas por mujeres e invita que tomen la decisión de emprender en tecnología”, mencionó Vincent Speranza Director de Endeavor México.

Sin embargo, la crisis generada por la pandemia de Covid-19 ha representado una gran oportunidad para las mujeres debido a que en el 2020 incrementaron el tamaño de sus empresas en el sector de la tecnología en comparación a 2019; principalmente los emprendimientos en subsectores como el de aplicaciones, healtech y servicios de tecnología en general.

El estudio también detalla que la proporción de emprendedores que lograron escalar su empresa a 50 o más empleados es muy similar tanto para hombres como para mujeres, lo que sugiere que el ecosistema aún ofrece oportunidades para las emprendedoras.

"Como la realidad lo demuestra y los estudios lo confirman, a través de sus conocimientos, su visión y su desempeño, las mujeres se convierten en factores de progreso y crecimiento económico”, relata Laura Cruz, CEO en México Mastercard.

Según Fortune 500, se han demostrado que las empresas con los niveles más elevados de diversidad de género en puestos directivos se desempeñan hasta 35% mejor que aquellas con niveles más bajos.

Necesario más mujeres en materias STEM

El informe muestra que aún se requiere la especialización de las mujeres en materia STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés), pues de un análisis de 160 mujeres en el sector se encontró que sólo el 27% tiene un perfil STEM, mientras que el caso de los hombres fue un 53 por ciento.

Aunque contar con conocimientos STEM no es determinante para emprender en el sector, un perfil de este tipo dentro del equipo puede marcar la diferencia. Tener un equipo diverso en todos los sentidos permite que las empresas tengan un panorama más amplio del mercado y de su negocio. Además ser profesional en el sector de tecnología podría incrementar la autoconfianza de las mujeres e incentivarlas a emprender en tecnología, así como aumentar su participación en la fuerza laboral.

“El mensaje que queremos darles a ellas es que emprender y crecer en este sector es posible. Estoy seguro de que el futuro tecnológico de América Latina, es femenino”, señaló Vincent Speranza.

Por lo anterior, el estudio destaca que existe una necesidad urgente de generar un ecosistema que permita alcanzar la paridad de género entre los trabajadores y las trabajadoras y el crecimiento de la mujer al interior de las empresas.

Existe una necesidad de que las organizaciones de apoyo, los inversionistas y los líderes de las empresas presten especial atención a la cultura de sus organizaciones, las políticas internas inclusivas y, las posibilidades de crecimiento y capacitación para sus empleados, lo cual contribuirá a cerrar la brecha de género e incrementar el número de mujeres en altos cargos, lo que a su vez influiría de manera positiva en su participación en la comunidad de emprendimiento y ayudaría a que más emprendedoras logren escalar sus empresas.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario