Sofomes piden a banca de desarrollo detonar financiamiento a pymes

Foto: Especial

A casi 15 años de su nacimiento, y debido al entorno actual, las sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes) han pedido un mayor acercamiento con la banca de desarrollo para detonar el financiamiento hacia el segmento de las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Durante la toma de protesta de Enrique Presburger Cherem como presidente de la Asociación de Sofomes en México (Asofom), tanto autoridades como participantes de este sector, que actualmente representa una cartera de más de 467,000 millones de pesos, remarcaron la importancia de impulsar el financiamiento a las pymes del país en el contexto de la recuperación económica luego del impacto de la contingencia sanitaria actual.

“Necesitamos crear un ecosistema que saque al país adelante con mayor inclusión y para ello estamos conscientes de que es necesario un mayor acercamiento a la banca de desarrollo, donde retomemos programas que vayan acorde a la economía actual”, detalló el Presidente de la asociación que tiene más de 200 afiliados.

De acuerdo con el nuevo presidente de la Asofom, en la actualidad el país se ha colocado como líder en diversos sectores, como el aeroespacial, el de alta manufactura o de software, por lo que es necesario trabajar con la banca de desarrollo programas creativos e innovadores para apoyar a las pymes de estas industrias.

Las palabras de Presburger Cherem se dieron en un contexto donde el crédito de la banca de desarrollo a entidades financieras ha tenido una afectación. Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a febrero pasado, la cartera de financiamiento comercial destinado a instituciones financieras registró un saldo de 260,340 millones de pesos, es decir, una contracción de 9.1% respecto al mismo periodo del 2020.

“Necesitamos crear programas creativos, innovadores, bien controlados para salir adelante, un ecosistema donde nos acompañen las calificadoras, despachos, casas de bolsa, para poder hacer de estos programas de fondeo una realidad y para esto es una labor horizontal donde la sofom sea un catalizador de financieras que están mejor organizadas y que buscan salir adelante”, acotó el presidente de Asofom.

Ante un gran reto

Para el presidente de la CNBV, Juan Pablo Graf Noriega, las sofomes pueden ser parte de la reactivación económica del país; sin embargo, este sector, compuesto por 1,759 entidades, tienen el desafío de obtener un mayor fondeo, diversificar el mercado y lograr las mejores prácticas regulatorias.

“El desafío que tienen es grande, de acuerdo con la misión que se han propuesto, esto es contribuir e influir en el crecimiento económico de México, mediante el desarrollo de estrategias y aplicación de mejores prácticas del sector sofom y por ende el crecimiento de la pyme y la calidad de vida de los mexicanos”, indicó Graf Noriega.

El Presidente de la CNBV destacó que el sector financiero tiene que ser determinante en la reactivación económica del país, por lo que la labor de todos los intermediarios es importante para que esto suceda.

“El sistema financiero es y será factor determinante para formar parte de la solución y atenuar los estragos generados a causa de la contingencia... la participación del sector sofomes será determinante en todas aquellas acciones que permitan ampliar servicios financieros en el país y promover la competencia con otros intermediarios”, apuntó.

Destaca crecimiento

En julio próximo se cumplen 15 años de la figura sofom en el sistema financiero mexicano, la cual nació con el objetivo de brindar opciones de crédito, arrendamiento y factoraje. En este contexto, Óscar Rosado Jiménez, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), apuntó que el sector de sofomes en su historia ha sabido sortear complejidades tanto regulatorias como de mercado.

“El sector ha tenido que sortear importantes escollos, algunos muy particulares, como su poca homogeneidad y diversidad, tamaño, ubicación. También el problema que han detectado por diversas fuentes de fondeo en condiciones competitivas, los temas de cierre de cuentas y las negativas a su apertura”, apuntó Rosado Jiménez.

El funcionario recordó que el proceso de depuración que vivió el sector de las sofomes del 2010 al 2014, hizo que se cancelara el registro a más de 1,300 entidades de este tipo, por lo que ahora el reto actual es fortalecerse en épocas de la pandemia.

“Los efectos provocados por la pandemia si bien han significado problemas en la originación y administración de las carteras de crédito, también les ha permitido explorar nuevas oportunidades de acceder al mercado”, puntualizó Rosado Jiménez.

CRÉDITO: 
Fernando Gutiérrez / El Economista