Ruckus conecta a las pymes

Foto: Especial

Ruckus Wireless presentó su nueva familia de productos de conectividad, que incluye soluciones para las pequeñas y medianas empresas (pymes), y está en espera de que Brocade, la compañía de Silicon Valley que la adquirió en mayo pasado lance su propia línea de productos, como adelantó Moisés Montaño, director regional Norte de América Latina de Brocade.

Entre las soluciones de Ruckus están el ZoneFlex R310, que permite una instalación fácil y rápida en cualquier entorno, y que cubre necesidades que van desde implementaciones administradas de forma centralizada hasta aquellas alojadas en la nube para escalas mayores.

También el equipo ZoneFlex R510, recomendado para áreas comunes de hoteles, unidades residenciales y casas de estudiantes, donde el Wifi es indispensable, debido al número de dispositivos conectados en estos ambientes. A través de su puerto USB, habilita la disposición de Internet de las Cosas (IoT). También se puede usar en tiendas minoristas que deseen dar este servicio a sus clientes o en sus operaciones, como videos de alta calidad para escáneres de códigos de barras portátiles en puntos de venta.

Hay más de 3,000 millones de personas que acceden a Internet actualmente y 20,000 millones de dispositivos usarán WiFi en 2017, destacó el directivo. Según el estudio “La economía móvil América Latina 2016” de GSMA, las tecnologías móviles en Latinoamérica y el Caribe generaron $255 000 millones de dólares en 2015 lo que representa el 5% del PIB de la región.

De acuerdo con Juan Carlos Cabrera, country manager de México, en lo que va del año Ruckus ha crecido 15%, cinco veces más que el mercado de telecomunicaciones, que se ubicó en 3% comentó el directivo. El crecimiento de un dígito se debió al alza del dólar y a la decisión de las compañías de detener sus inversiones de tecnología ante el rápido cambio tecnológico.

En WiFi, lo menos que podías esperar eran 5 años, luego pasó a tres, hoy en día se cambian cada dos años a nuevas tecnologías”, indicó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario