La ropa tecnológica mexicana que conquista al mundo

Machina tuvo que buscar oportunidad en otros países. Foto: Especial

Lo que hace 10 años comenzó como un proyecto de tesis para Antonio Perdigón y Linda Franco, hoy se ha convertido en una marca de moda exitosa, Machina, que incorpora tecnología para facilitar la vida de las personas y que está conquistando el mundo como el continente asiático; sin embargo, el camino no ha sido fácil.

“En 2011 nace la idea al hacer la tesis de crear componentes electrónicos funcionales y posteriormente la idea de aplicarlas en prendas. Ahora las prendas incorporan diferentes sensores como botón para tomar selfies o un botón de pánico”, expuso en entrevista con El Economista, Linda, directora ejecutiva.

Al comienzo, el plan era crear la marca y potenciarla en México, así como hacer la producción en el país; sin embargo, eso no se pudo realizar, ya que la gente no entendía el trabajo que hacia, tenían miedo de electrocutarse con los componentes o incluso, de padecer cáncer por su uso.

Este fue el primer desafío que tuvieron y ante el panorama, decidieron probar en otros países como Estados Unidos, donde la aceptación fue favorable, lo que también les permitió llegar Asia, donde ahora manufacturan. Taiwán y Japón, son los países que les abrieron los abrazos a su propuesta y con lo que pudieron despuntar de una mejor forma.

De esta manera comenzaron a crear diseños que se vendían bien en Asia, como chamarras y playeras. Esto los obligó a mudarse a Estados Unidos para seguir creando su marca. En 2019, abrieron su primer showroom en Taiwán.

Hasta la fecha han creado más de 50 líneas entre ropa y accesorios, que buscan facilitar la vida de las personas en diferentes formas, aunque también venden prendas sin tecnología. Otra de las mayores ventajas de las prendas es su durabilidad, ya que se tiene la garantía de que se invertirá en algo que durará muchos años.

Crecimiento en México

Ante el éxito que generaron en el mundo, desde 2017 el interés en México se logró, ya que empezaron a crecer en forma exponencial con la venta en línea y en algunas tiendas especializadas.

“Conforme lo fue viendo México, nuestros resultados en el mundo, empezó a generar tracción y en los últimos años hemos tenido más aprecio y popularidad del público. Tenemos un grupo fuerte que nos sigue y por ende, nuestra expansión en el país con gran presencia en Monterrey, Guadalajara, Puebla y Ciudad de México”, mencionó Linda

La manufactura se sigue haciendo en Asia, ya que otro de los problemas que encontraron al principio era el miedo de las manufacturas de producir algo diferente, no querían apostar por ello.

Crisis por Covid-19

Como a todas las empresas, a Machina la pandemia la crisis le afectó y obligó a renovar su modelo de negocios, pues la demanda en prendas no era prioridad en la contingencia.

Ante esto, los emprendedores pensaron en usar la merma de las playeras que tenían para crear cubrebocas, que si bien no tienen tecnología como gadgets, su diseño conquista a los clientes que lo utilizan con un sistema de imanes que lo mantiene más seguro.

“La marca sobrevivió por los ingresos de los cubrebrocas, que cuestan desde 19 dólares”, mencionó Linda.

Otro de los planes que tuvieron que modificar fue pausar su nueva línea de mochilas y abrigos, cuyo plan es lanzarla antes de que acabe este año.

Para compartir su experiencia, los retos que enfrenta el sector de moda aunado a la tecnología, lo que implica liderar un equipo desde otras partes del mundo y el proceso de producción textil, así como la resiliencia en el emprendimiento, Linda estará presente en el festival de emprendimiento INCmty, que se realizará en línea del 8 al 10 de noviembre.

“La única limitante somos nosotros y de eso va la conferencia, que de los mejores momentos que se tienen para crear ocurre en las crisis como la que estamos viviendo”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario