Restaura edificios abandonados y crea nuevos restaurantes

Hacerlo reduce costos en cuanto a la compra de materiales para la construcción. Foto: Mero Mole

Cada vez son más los desarrolladores que están restaurando edificios abandonados, rescatando estas joyas arquitectónicas perdidas entre la jungla urbana. Se trata de grandes lugares que antes eran fábricas, hospitales o iglesias, y que por el paso del tiempo quedaron olvidados. Ahora se están convirtiendo en puntos clave dentro del desarrollo de las ciudades.

A esta práctica se le conoce como adaptative reuse (restauración adaptativa) y es un fenómeno que se está dando a nivel mundial. Lo hemos visto en urbes como Nueva York, Toronto, París, Londres y México... pero, ¿qué es lo que está pasando? ¿Por qué esta tendencia está siendo tan relevante?

Existen muchas razones por las que este comportamiento está cobrando tanta relevancia, causas tanto económicas como sociales que están impactando de manera favorecedora a la zona. Se cree que en los próximos 10 años, 90% de las construcciones en Estados Unidos será en edificios existentes. Entre las causas más importantes tenemos las siguientes:

1. Aspectos económicos

Los diversos apoyos gubernamentales que existen para restablecer estas áreas son algunas de las causas. Por otro lado, tenemos la reducción de costos en cuanto a la compra de materiales para la construcción; es más sencillo tomar la estructura existente y rehacerla, que demolerla para construir sobre ella. Además, se tiene la posibilidad de tomar los materiales originales del edificio y reusarlos, lo que aumenta el valor del inmueble.

2. Beneficios sociales

Dentro de los beneficios sociales tenemos dos aspectos importantes. Los primeros son más sentimentales, ya que al restaurar un edificio se está rescatando todos esos años y recuerdos que tienen las construcciones, todas las personas y los sucesos que se quedaron guardados con el paso del tiempo en el lugar.

El recuperar un inmueble ayuda a fortalecer la historia y la cultura de una ciudad, como menciona Alan Faena, quien se ha destacado por el rescate de edificios en ciudades como Buenos Aires y Miami: “Es muy importante mantener la identidad del lugar, del pasado, de las viejas familias y las viejas costumbres de las personas que estaban aquí antes que nosotros. Ellas fueron las que crearon la ciudad”.

Las fachadas de estas construcciones se convierten en museos a pie de calle que ayudan a mejorar el paisaje urbano, además de ser precursores de la reurbanización de la zona, la cual es nuestro segundo beneficio social.

Este nuevo proyecto puede crear la necesidad de traer nuevos establecimientos como restaurantes, escuelas o museos, dentro de un área que pudo haber estado abandonada o poco habitada. Esto conlleva a tener varios beneficios, como crear comunidad, hacer la colonia más accesible y atraer a nuevas empresas o comercios, lo que hace que aumente la plusvalía y, por consecuencia, el valor de la zona.

3. Sustentabilidad

Por último, otro de los beneficios es la sustentabilidad que brinda la restauración, tomar lo que ya existe y reconstruirlo en lugar de empezarlo desde cero. Con esto, se disminuye la producción de nuevos materiales y se reducen los residuos generados por la demolición de la construcción actual.

Edificios que han sido rescatados y ahora son grandes puntos en el mundo.

1. Chelsea Market

Un food hall en Nueva York que se ha convertido en un destino tanto para locales como para turistas. Está ubicado en una exfábrica de Nabisco, un edificio de 1890 que forma parte del Registro Nacional de lugares históricos y que fue restaurado en los 90. Ahora alberga a esta reconocida meca gastronómica en la planta baja.

2. Convento Carmen

Se trata de un convento de 1608 en Valencia y que pertenecía a las Carmelitas. Es un lugar que está siendo rehabilitado como un venue de usos múltiples, donde puedes encontrar varios lugares para comer, un área para hacer conciertos o conferencias y se está desarrollando un hotel dentro de lo que algún día fueron las celdas.

3. The Ned

Es un hotel en Londres que se encuentra dentro del edificio que algún día fue Midland Bank, una construcción de 1924 que le pertenecía a Sir Edwin, Ned, Lutyens. Fue reconstruido y convertido en un hotel, un club y un punto gastronómico, llamado así en honor a su primer dueño.

4. Armature works

Es un complejo de usos múltiples en Tampa, Florida, que se ha convertido en un elemento crucial para darle nueva vida al barrio de Tampa Heights. Un inmueble de 1912 utilizado por la compañía de electricidad de Tampa que ahora le da vida a un gran hub social a las orillas del río Hillsborough. Gracias a esta restauración, la zona se comenzó a transformar, rescatando así una de las zonas más icónicas de la ciudad.

5. Havre 77

Una casona porfiriana, ubicada en la colonia Juárez en la Ciudad de México. Un lugar que fue reconstruido y ahora hospeda a dos restaurantes chef driven en la planta baja y oficinas en el resto de la edificación, sin duda, un proyecto que le dio vida a esta tan icónica colonia de la ciudad.

Sin duda es una tendencia que se debería empezar a adoptar cada vez más, ya que trae consigo muchos frutos, pensar conservar estas fachadas tan icónicas, antes de considerar en construir un edificio nuevo, no es una tarea fácil, ya que se deben evaluar muchos aspectos antes de considerar hacer la reconstrucción; pero sin duda es una inversión muy valiosa tanto para los desarrolladores como para el futuro de la zona y de la ciudad.

*Nuestro mero mole es hacer restaurantes y food halls a nivel global que crean experiencias extraordinarias para sus usuarios e inversionistas.

CRÉDITO: 
Dafne Tarré, Branding Top Dog / Mero Mole