Redes sociales evolucionan, de crear interés a concretar ventas

El objetivo es experiencia crear una experiencia de compra más ágil. Foto: Especial

Facebook e Instagram buscan crear una experiencia de compra más ágil y a la medida.

La forma de comprar ha cambiado con la pandemia, si podemos comprar desde el celular o la computadora, ¿por qué no hacerlo por medio de las redes sociales?, como Facebook e Instagram.

Un estudio de Global Web Index señala que 50% de las personas entre 16 y 24 años utiliza las redes sociales para descubrir productos, es decir, el primer acercamiento con la marca ya no se da solo por los buscadores, si no por social media.

Además, 81% de las personas utiliza Instagram para buscar productos y o servicios, según Facebook.

Lo anterior es señal de que las redes sociales son un canal ideal para publicitar los productos y/o servicios, pero no sólo eso, sino que se comienzan a posicionar como un medio de venta donde se finalice la compra.

Juan Carlos Luján (JC), líder regional de Latinoamérica para Emplifi, plataforma que unifica el marketing, comercio social y soporte, señala que el social commerce es la nueva tendencia de venta. Pero ¿en qué consiste?

Las redes sociales tradicionales te llevan a una plataforma externa; un e-commerce donde puedes ver más productos y realizar la compra, en cambio, un social commerce genera toda la cadena, desde el descubrimiento del producto, el engagement hasta realizar la compra en la misma red social.

De acuerdo con JC esto se realiza por medio de Facebook Shop e Instagram Shop, aunque es una tendencia que tiene poco en México, el objetivo de las redes sociales es hacer una experiencia de compra más ágil y a la medida, porque la plataforma muestra los productos de acuerdo a las preferencias del consumidor.

“Entre las ventajas del social commerce ante los marketplaces es que el usuario ya está ahí, en la red social y no les pides que vayan a otra plataforma, por lo tanto el usuario tiene una experiencia más ágil y hay menos posibilidades que se vaya”, destacó durante su presentación en el Social Media Week México 2021.

A esto se suma el alcance que se puede tener en las redes sociales y que en un e-commerce es difícil conseguir, porque necesitas atraer al usuario.

JC menciona que en un e-commerce se tiene una conversión de ventas de entre 1 y 3%, mientras que en social commerce va del 10 al 40%, es decir, la acción de compra es mucho mayor en las redes sociales.

Asimismo, Facebook e Instagram trabajan en que el catálogo disponible en e-commerce se integre al shop de las redes sociales, generando más ventas. “Sería como tener una mini tienda, donde de acuerdo a los intereses de la audiencia, se ofrezca el mejor producto”.

Por el momento esta forma de venta está más dirigida a productos de retail, moda, belleza y electrónica, con productos que rondan los 100 dólares; sin embargo, en Estados Unidos comienza a tener impacto en el sector de alimentos y bebidas, donde se ofrecen experiencias con el chef.

“Lo más importante es construir relaciones que se transformen en ventas”, finaliza.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario