Pese a reactivación, 46% de negocios no llegará a 12 meses

El 50% de los negocios que señalan no superar los 12 meses son pequeñas empresas. Foto: Shutterstock

Las empresas señalan que no hay apoyos suficientes y que el aforo de clientes no ha sido el esperado.

Con el avance del plan de vacunación y el cambio de semáforo epidemiológico, la actividad económica comienza a activarse; sin embargo, aún es alta la cantidad de empresas que podría cerrar en los próximos tres a 12 meses, detalla el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Del millón 873,564 de negocios en el país, 46% de las empresas entrevistadas para la Encuesta sobre el impacto generado por la Covid-19 en las empresas (ECOVID-IE), dijo que con el nivel actual de ingresos podría seguir operando de tres a 12 meses, lo que representa una disminución del 0.3% respecto a la segunda edición realizada en agosto del 2020.

Más del 50% de los negocios que señalan no superar los 12 meses son pequeñas empresas. Además, 9% de las compañías dijo que solo sobreviviría tres meses, mientras que 44% refiere que podrá continuar operando 12 meses o más.

Pero si la reactivación económica continua, ¿por qué el panorama de las empresas no es tan alentador? En gran parte se debe a que no han existido los apoyos suficientes y a que el aforo de clientes no ha sido el esperado.

Aunque los negocios ya pueden abrir al 50% de aforo, la gente no ha regresado como se tenía planeado, señala en entrevista Eduardo Contreras, presidente de Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México.

“Cuando se abrieron los negocios se creía que la gente iba a regresar inmediatamente a hacer sus compras y hacer la vida normal, pero eso no ha pasado”. Incluso, cuando se le permitió a los negocios tener un aforo del 20%no llegaban ni al 15%, lo cual ha provocado que las pymes no tengan los ingresos esperados.

“La gente aún está en el proceso de quitarse el miedo, de salir a la calle, ir a restaurantes y tener contacto con más personas y las empresas están reabriendo con un sobreendeudamiento de impuestos y pagos de nómina”, detalla Contreras.

A este panorama se suma que los clientes vieron reducidos sus sueldos y en el peor de los casos fueron despedidos, lo que provoca que no realicen las mismas compras que antes.

“Todos estos factores hacen que la economía de los pequeños y medianos empresarios sea endeble. También está la incertidumbre de que llegue una tercera oleada de contagios que conlleve a cierres”.

Afectaciones a negocios

El estudio detalla que 85% de los negocios ha sufrido alguna afectación a causa de la pandemia, lo que representa una disminución respecto a la segunda edición que registró 86.6% y de la primera edición, cuando 93.2% de las empresas reportó una o varias afectaciones.

La principal afectación que sufrieron las empresas mexicanas fue la disminución de ingresos, así lo reportó 74% de las compañías entrevistadas, seguida de la baja demanda reportada por 50% de las compañías. La escasez de los insumos y/o productos se posiciona en tercer lugar de importancia con 29 por ciento.

Pocos apoyos evitan recuperación

El ECOVID-IE define que sólo 3.8% de las compañías recibió algún tipo apoyo, en su mayoría micronegocios, es decir 96% no recibió ningún tipo de incentivos, lo cual para el empresario Giulliano Lopresti no es sorpresa porque el gobierno siempre anunció que se iba a preferir a la sociedad.

“Estamos reconfirmando que no hubo apoyos y que lo poco sirvió como un curita para un cáncer que continúa”.

En este sentido, los apoyos otorgados durante la contingencia sanitaria fueron pocos y en su mayoría insuficientes, no alcanzaban ni para la mitad de los gastos de las empresas.

Para el empresario, el poco apoyo del gobierno ha traído consecuencias, como el cierre de más de un millón de negocios y un escenario a futuro donde más del 9% no llegará ni a los tres meses.

Según el Inegi, las empresas consideran que la política de apoyo que más se requiere para hacer frente a la pandemia es la relacionada con los apoyos fiscales (66.3%), la transferencia de efectivo (31%) y el aplazamiento de pagos y créditos a servicios (31%).

Al respecto, Contreras destaca que en la Ciudad de México solo uno de cada 10 pequeños y medianos empresarios ha recibido algún tipo de apoyo. Una forma de ayudar a que estas empresas no cierren, son incentivos económicos de 30,000 pesos mensuales que les podría servir para invertir en mercancía, productos y mercancía.

Sin embargo, Lopresti dice que no hay que esperar a que lleguen estos apoyos, pues los empresarios deben tomar el control y acciones para salir adelante, y no esperar a que por arte de magia se recupere un consumo del mercado que no está. Se trata de “ajustar nuestro modelo de negocio y expectativas a la realidad actual del país y tratar de ir ajustando sobre la marcha”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario