Pandemia, cuidado de la familia y machismo limitan el emprendimiento femenino

Durante la pandemia las mujeres han dedicado más horas a los cuidados no remunerados. Foto: Shutterstock

Las mujeres han incrementado el tiempo dedicado a cuidados no remunerados y han dejado de lado el crecimiento personal y el deseo de emprender

La pandemia de Covid-19, el cuidar de la familia y los enfermos, así como el machismo han afectado la generación de emprendimiento femenino, debido a que las mujeres dedican más tiempo a estas actividades y dejan de lado el emprender.

Datos de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), durante la pandemia las mujeres han dedicado más horas a los cuidados no remunerados, en el 2019 dedicaban 19.4 horas a la semana y para el 2020 incrementó a 25.7 horas a la semana.

Además, la Asociación de Emprendedores de México (Asem), destaca que la falta de tiempo es una de las razones del fracaso en las mujeres al emprender, después del desconocimiento del mercado, mala administración del negocios y problemas con los socios.

“Lo particular es que la falta de tiempo ni siquiera es una razón de fracaso en los hombres”, señala en entrevista Juana Ramírez, presidenta de la Asem.

Sin embargo, el proceso de reactivación económica obligará a las mujeres a buscar alternativas en el emprendimiento. Aquí la iniciativa privada y el gobiernos deberían poner particular atención para generar herramientas que impulsen el emprendimiento femenino.

Emprenden por necesidad

En México, sólo 36% de las empresas tiene al frente una mujer, de acuerdo con datos del Censo Económico 2019 realizado por el Inegi, estas empresas dan trabajo a casi tres millones de personas y ellas aportan el 37% del PIB nacional.

Sin embargo, continúan emprendiendo en actividades tradicionalmente femeninas como educación, servicios asistenciales, alimentos y comercio.

“El gran problema es que la mayoría de las mujeres que emprenden lo hacen por necesidad, en modelos de auto sustento y la escalabilidad de sus negocios es menos probable. Emprenden en la informalidad y solo se enfocan en generar ingresos para su núcleo familiar”, destaca Ramírez.

Asimismo, la pandemia generó más desempleo en las mujeres, pues en 2019 la tasa de participación femenina en el mercado laboral era del 44% y para el 2020 fue de 40.9%, lo cual repercutió en el aumento de la informalidad.

Emprendimiento tecnológico

De acuerdo con el estudio “La brecha de género en el emprendimiento tecnológico”, realizado por Mastercard y Endeavor, sólo 23% de los emprendimientos tecnológicos son fundados por mujeres.

La dificultad para emprender en tecnología es más amplia en las mujeres, en ello coincide 84% de las encuestadas y 40% de ellas ha sido víctima de algún tipo de discriminación, siendo el 97% por temas de género.

Fernanda Franco, fundadora de Compugadget, empresa dedicada a la venta de artículos tecnológicos y de cómputo es ejemplo de ello, pues durante su vida como emprendedora ha sufrido discriminación y malos tratos.

“Me he enfrentado a discriminación, falta de respeto, amenazas. Es muy triste saber que la población mexicana no está acostumbrada a que una empresa mexicana y de tecnología sea dirigida por mujeres”.

Cómo impulsarlas

Cuándo una mujer logra independencia financiera disminuye hasta una tercera parte la posibilidad de que sea víctima de violencia, destaca Ramírez.

Precisa que para impulsar el emprendimiento femenino se requiere generar programas, herramientas, capacitación, fondo semilla de impulso emprendedor a la mujer a fin de que esas empresas no solo resuelvan las necesidades económicas de la familia, sino que generen empleos y riquezas para el país.

Asimismo, Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito público detalla que de acuerdo a un programa desarrollado por la dependencia a mujeres empresarias se determinó que la educación y capacitación profesional ayuda a cerrar las brechas de género. Los resultados del programa detallan que con capacitación los ingresos de las mujeres aumentan 18%, las utilidades 27% y también crecer 39% la participación de la mujer en la venta por internet.

Se requiere que tanto iniciativa privada como gobierno se unan para generar política pública a corto plazo.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario