Las opciones de financiamiento para emprendedores

Muchos no comienzan por no saber qué financiamientos existen. Foto: Especial

Cada vez es más común que una persona deje su empleo para comenzar a emprender o prefiera desde el comienzo de su trayectoria tener su propia empresa, algo muy común en la generación millennial, de la cual 33% lo desea así.

A pesar del deseo de independizarse, uno de cada tres mexicanos no emprende por la falta de capital, según un estudio global de emprendimiento.

“Hay diversas fuentes de financiamiento para tu negocio según la etapa en la que te encuentras pero el principio siempre es el mismo: Primero invierte tú, luego convence a las tres F’s (Family, Friends & Family) y luego trae inversionistas privados. Tus inversionistas deben ver que estás comprometido con tu empresa, si necesitas vender tu auto para ello, ¡hazlo! Pero muestra tu compromiso. Nadie se la va a jugar contigo si percibe que tú mismo tienes miedo.”, explica Alejandro Guízar, CEO de Billpocket.

Un impedimento monetario no tiene que frenar la oportunidad de emprender, puesto que existen diversos mecanismos para echar a andar un negocio.

Las opciones

Por ejemplo, hay instituciones de banca múltiple que ofrecen créditos para adquirir lo necesario para comenzar un negocio, y como tal el monto es definido con base en la capacidad de pago del solicitante. Los plazos pueden ir desde seis meses a cinco años aproximadamente.

Asimismo, existen los microcréditos con tasas bastante accesibles que pueden solicitarse de manera individual o grupal; y estos son ofrecidos principalmente por las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (SOFOM) o las Sociedades Financieras Populares (SOFIPO), y para obtenerlos éstas pueden solicitar un aval o garantías.

También es posible solicitar un crédito o apoyo a Nacional Financiera que otorga financiamientos basados en las posibilidades y garantías de pago del cliente. Además los concede con ayuda de los bancos que fungen como intermediarios financieros.

Aunque no brinda como tal financiamientos, la Secretaría de Economía es una institución que igual fomenta, guía y apoya a cualquier emprendedor e incluso le ayuda a encontrar el crédito que mejor se adecúe a sus necesidades.

Inversión privada

Otra opción, la cual ha tomado mucha relevancia en los últimos años, es levantar inversión privada. Esto suele darse a través de diferentes convocatorias en las que los emprendedores presentan sus ideas a inversionistas, en diversas rondas de “pitch”, exponiendo su proyecto y buscando encontrar socios que no solo contribuyen con capital, sino también con conocimientos y asesoría para crecer el negocio.

“La etapa de la empresa es el factor principal para decidir la fuente de financiamiento objetivo. Si el negocio genera flujo pero necesita capital para crecer, un crédito o deuda mezzanine son las opciones. Si el capital requerido tiene plazos de pago inciertos o muy a largo plazo, debes recurrir a capital semilla, emprendedor o de crecimiento para no tener compromisos de pago en el corto plazo.”, argumenta Guízar.

Sin embargo, también se puede iniciar un negocio con una inversión moderada, evaluando la viabilidad del proyecto o comenzando con el desarrollo del plan de negocio, la estrategia y los objetivos que se buscarán lograr; sin necesariamente invertir en un local, personal, oficinas, sueldos, entre otros.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario