Ocho tips para emprender sin tener grandes fondos económicos

El mayor problema de los nuevos emprendedores es la falta de dinero. Foto: Especial

El deseo de emprender se ha posicionado en los mexicanos en los últimos años, y ha sido durante la pandemia cuando más se piensa en la idea ante el recorte de empleos, buscar mayor flexibilidad o simplemente tener ingresos extra.

Si bien el deseo, la disposición y la idea del negocio están presentes, el mayor problema de los nuevos emprendedores es la falta de recursos, ¿cómo comenzar un proyecto con poco o nulo presupuesto? Aunque pueda ofrecer complicado, solo hay que seguir ocho pasos, los cuales enlista a continuación Creditas, plataforma especializada en otorgar préstamos con garantías.

Acércate con tus amigos y familiares

El primer apoyo al que puedes acceder es el de tus amigos y familia. Comienza presentándoles tu proyecto para que participen con presupuesto.

Es importante que cuentes con un estudio de mercado y un plan de negocios para demostrarles que estás totalmente comprometido y que el negocio será redituable para su inversión.

“Se debe de remarcar que debes de tener una relación de confianza con ellos ya que se verá reflejado en la salud del proyecto”.

Usa tus ahorros

Si tienes una cuenta de ahorros que creaste hace años o si la compañía en la que trabajas tiene la opción de que parte de tu salario se vaya a una caja de ahorro, aprovecha el dinero que has juntado a lo largo del tiempo y dale un uso que genere aún más ingresos para ti y tu proyecto.

Por su naturaleza, es una fuente de financiación de lo más sana para tu proyecto, ya que su procedencia no afecta los gastos que tienes actualmente y siempre pueden ser restablecidos en caso de que tu inversión no genere las ganancias que esperaba.

No olvides que todas las decisiones que tomes las debes de hacer teniendo en cuenta los riesgos que conlleve la incursión en un nuevo proyecto y los efectos que darán a largo plazo.

Usa tus activos

Esta alternativa es de las más buscadas entre los emprendedores, ya que al utilizar activos como medio de aseguramiento para conseguir capital, incurres en menos riesgo para la inversión y de la misma manera no pierdes acceso a los activos que tengas para asegurar el préstamo.

Al presentar un activo como garantía del préstamo (tu salario, auto o casa) se tiene una operación más segura y a la vez puedes seguir haciendo uso de tus activos mientras cumples con los pagos del préstamo, que generalmente tiene tasas de interés mucho más bajas y periodos de pago más largos.

Haz un presupuesto y apégate a él

Define tus ingresos y gastos y acorde a lo que obtengas, fija una cuenta destino para que tu remanente pueda ser ahorrado o invertido y conforme pase el tiempo, tengas más capital para comprar eso que siempre has querido.

No gastes más de lo que ganas

A la hora de establecer una meta financiera, es muy importante que no tengas un déficit de ingresos, lo que quiere decir que si tienes un estilo de vida que no puedes pagar en su totalidad, opta por reducir tus gastos hasta que no implique que generes deuda en tus finanzas.

Toma cursos de finanzas

Si tienes la oportunidad de tomar algún curso sobre manejo de cuentas financieras y ahorro, no dudes en tomarlo.

“El conocimiento que adquieras será de gran utilidad a la hora de tomar decisiones financieras, por muy pequeñas que sean”.

Ahorra todo lo que puedas

Si puedes prescindir de una fracción de tus ingresos mensuales, hazlo.

Muchas veces solemos gastar en cosas que no necesitamos y cuando llega algo a lo que sí debemos destinar recursos (una casa, un carro, un curso o estudios o una emergencia médica) no contamos con el dinero necesario y algunas veces debemos incurrir en deuda, por lo que es muy recomendable que inicies una cuenta de ahorro si aún no la tienes.

Ten un buen historial crediticio

Al mantenerte al corriente con tus pagos, tu historial irá mejorando; lo que significa que tendrás acceso a mayor línea de crédito, tarjetas departamentales, préstamos de nómina y créditos hipotecarios, automotrices o comerciales.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario